CAMISA BLANCA: La máxima del armario masculino

No hay una prenda más combinable, dentro del armario masculino, que la camisa blanca porque es sencilla a la vez que elegante. Cómoda a la vez que versátil. Desde nuestra Escuela del buen vestir siempre recomendamos tener, como poco, un par de ellas porque encajan con cualquier estilo y tampoco entienden de edad.

Es un básico que se sacara de muchos apuros: un comodín valido para looks formales, casual, sport e incluso, gala. De ahí que sea una máxima.

Durante la primavera y el verano, y en ambientes laborales, podrás usarla con traje y te dará versatilidad para que puedas combinarla con cualquier color. Recuerda: por el día podrás llevarla con trajes claros y por la noche con colores oscuros.

También para los fines de semana es el complemento ideal. La podrás usar tanto en looks de ocio como en una escapada romántica. Además es una prenda con un espíritu muy deportivo. Unos vaqueros y un mocasín te darán un aire muy sport si es lo que estás buscando.

La evolución del traje a lo largo de los años

A lo largo del siglo pasado el traje tuvo muchos cambios. Las solapas, el número de botones en la chaqueta, el largo de la misma, los pliegues del pantalón…. Todo ha ido cambiando, y evolucionando, con los años. Incluso el uso que se ha dado a esta elegante prenda.

Años 40:

Tiempo de hispters -más dandy- y de beats -más dejados- ambos son fruto de la cultura del jazz.

Años 50:

En esta década los hombros hay un retorno a las chaquetas de hombros anchos y las grandes solapas.

 Años 60/70: 

El traje se entalla con tres botones y la corbata se estrecha. Es la época dorada de los Beatles donde se convierten también en icono de la moda.

Años 80/90: 

Son los años de la bonanza económica y el ejecutivo empieza a vestirse impecablemente. Vuelven los hombros anchos y las solapas grandes.

Años 2000/10:

En la primera década de este siglo el traje sufre una montaña rusa. Pasamos de los botones, de tres a cuatro para volver de nuevo a tres y terminar de nuevo en dos. Desde el 2010 hasta la actualidad es cuando el traje se estiliza. Pasamos del corte clásico (Regular fit) a corte moderno (Custom fit), traje entallado con americana 4 cms más corta de largo.

CÓMO IR A UNA ENTREVISTA DE TRABAJO: El look que necesitas

La situación es complicada, el trabajo no mejora al ritmo deseado y algunas veces desaprovechamos las entrevistas de trabajo como oportunidad para conseguir un empleo por no ir vestido adecuadamente. Si después de andar y andar, dejar currículum en infinidad de empresas y comercios te citan para hacer una entrevista. ¿Cómo deberías ir vestido?

Hoy queremos ayudaros con estas pequeñas, pero valiosas, pautas:

1.- Debemos tener en cuenta una cosa. No es lo mismo una entrevista para un departamento comercial o ventas que un almacén o nave industrial.

2.- Si es el primer caso utiliza traje o, en su defecto, americana. El uso de corbata lo dejo a tu criterio en función de tu personalidad, pero úsala. Si es el segundo caso, puedes elegir un look más casual.

3.- Cómo vayas a la entrevista debes ir posteriormente al trabajo. Tu primera impresión ha sido muy valorada en el proceso de selección. Un error muy común es vestirnos de una manera que no refleja nuestra personalidad y luego acudir al trabajo con un atuendo completamente diferente. Como decía Oscar Wilde: “Nunca hay una segunda oportunidad para una primera impresión”.

4.- Sea cual sea tu elección lleva siempre el calzado adecuado y limpio. En todos los post insistimos en que el calzado puede mejorar un traje y también el caso contrario.

5.- Acude bien afeitado y peinado. Si tienes barba, recórtala.

6.- La entrevista no es una pasarela de moda. Evita colores estridentes.

7.- Procura, sea cual sea el estilo elegido, que todas las medidas sean correctas: bajo de pantalón, mangas de americana, entre otros pequeños detalles.

LA SCOOTER: ¡Conoce la verdadera historia!

Seguimos hablando de motor, velocidad e historia reciente que cambió la forma de vivir, pensar, sentir y, por supuesto, vestir.

Una scooter se conoce al vehículo de dos ruedas motorizado, ideal para correr a toda prisa y recorrer las carreteras sintiendo el aire en la cara.

El scooter italiano de la posguerra transformó radicalmente un concepto que había visto la luz a principios del siglo XX.

Al otro lado del Atlántico es el momento propicio para la epopeya de la Cushman Motor de Lincoln, Nebraska. Nacida en los albores del siglo XX como fabricante de motores de explosión para su uso agrícola, la empresa de Everett Cushaman y su primo Clinton produce una serie de scooters de chapa forjada, sobre un proyecto de un tal Robert Ammon, con el fin de incrementar las ventas de sus robustos motores de dos tiempos.

Corre el año 1938 y, de ese vehículo rudimentario y sin gracia, pronto llamado milking stool, deriva la afortunada serie de mil reencarnaciones que, en la década de 1950, la marca Allstate compartiría con la Vespa en el mercado norteamericano.

Los scooters Cushman, de los que se venden varios miles de unidades hasta 1965, año de cierre de la fábrica, se mantienen fieles a su línea angulosa y tradicional – motor vertical y cadena hasta la rueda – , aunque algunos modelos se modernizan con la transmisión Variomatic, que sustituye el cambio de dos marchas.

Es la primera vez que scooter pasa a significa “eficaz medio de transporte para la ciudad y para trayectos cortos fuera de ella”. Sin embargo, este tipo de vehículo no acaba de despegar en EEUU por la enorme oferta del mercado automovilístico.

 

LA ELEGANCIA DE UN HOMBRE: Claves para conseguirla

Elegir que ponerse es un quebradero de cabeza para muchos hombres y antes de elegir qué ropa llevar tenemos que tener en cuenta varios factores: personalidad, vida social, profesión

Todo hombre que quiera ser elegante deberá cuidar todos los detalles y por ejemplo la elección de la corbata, camisa, zapatos o complementos no debería dejarse al azar.

El uso del color es muy importante: para el vestir más formal, sastrería, apostamos por la gama de azules y grises. Para el sport, o casual, ofrecemos un abanico amplio de posibilidades. Lo importante es elegir el color según el momento y ocasión. Después hay que elegir el tejido. Cuanto más simple sea el tejido, mejor. No recargues mucho  las rayas ni los dibujos.

Y por último estaría la elección de los accesorios y complementos. Y aquí incluyo el calzado. Elegir mal cualquier de estas prendas o accesorios  te puede arruinar el día.

Para terminar os dejamos algunos consejos para el hombre elegante:

  • Camisa: Si tienes dudas de color apuesta por el comodín: blanco o celeste.
  • Corbata: No uses corbatas de rayas con camisa de rayas. Es la prenda más difícil de elegir, pero también  la que te hace más elegante.
  • Zapatos: Para el día, y en función del color del traje, marrón. Por la noche siempre negro.
  • Pantalón: el hombre elegante siempre lleva el pantalón con la raya bien planchada.