Cómo llevar bien un traje: LAS REGLAS DEL BUEN VESTIR

Estar al corriente de las últimas tendencias, saber cómo combinar un traje, distinguir un buen traje o elegir correctamente la camisa o la corbata, es determinante para vestir bien. Sigue estas reglas del buen vestir y triunfa siempre.

El traje debe perfilar tu silueta y disimular cualquier defecto, si es que los tuvieras. A veces, los cuerpos moldeados en gimnasio son incompatibles con la confección estándar. Del mismo modo que el hombre con exceso de tripa hace muy difícil encajarle la misma talla de chaqueta y pantalón. Este es un hándicap que nos encontramos, casi a diario, en nuestras tiendas.

La manera de solventarlo es jugar con diferentes drop. Para los menos expertos, que se estén preguntando ¿Qué es el drop? aclaramos: Es un término internacional de sastrería. El drop es la disminución de contorno que existe entre el pecho y la cadera. Para saber cuál es el tuyo debes medir la mitad del contorno del pecho, la mitad del contorno de la cadera y restar ambas medidas. El resultado es el drop que  deberá encontrarse entre el 6 y 8.

Además el hombro deberá quedar ajustado, pero no en exceso. El nudo de la corbata debe ir en consonancia con el tamaño del cuello. Cuanto más amplio sea el cuello de la camisa,más ancho tendrás que hacer el nudo. La corbata y la solapa han de tener la misma anchura para mantener el equilibrio entre sí. Una solapa estrecha coordina con una corbata fina. Las mangas de la chaqueta deben quedar un dedo por encima del puño de la camisa.

Cuando llega el momento de combinar la camisa y la corbata algunos hombres se quedan paralizados. Si sigues estos consejos, combinaras a la perfección estampados con texturas diferentes:

  • Casual: Cuanto más grande sean los cuadros, más informal será la camisa.
  • Clásico: Si ambos son del mismo color, rayas y cuadros hacen buen conjunto.
  • Serio: A pesar de no ser una combinación ortodoxa, camisa y corbata comparten los mismos tonos.

Camisas: Escoge el corte que mejor te sienta

Las prendas más vendidas en nuestras Tiendas Paco Cecilio, y en cualquier tienda de moda masculina,  son las camisas. Sin duda alguna la prenda estrella del armario del hombre, pero también conocemos bien los problemas que encontramos en el día a día: no todos los hombres consiguen que les queden como les gustaría. Tenemos la solución: Existen infinidad de posibilidades para que,  gracias a la camisa, puedas ocultar o resaltar tus virtudes o defectos, según sea tu caso solo tienes que conocerlas bien: El corte de la camisa juega un papel fundamental.

Pueden ser Regular-fit, Slim-fit o Custom-fit. A priori, en los expositores de las tiendas, todas las camisas parecen igual, pero es importante aprender a apreciar las diferencias entre ellas:

REGULAR FIT: Son las que generalmente conocemos como de corte recto. Son, quizás las más cómodas, la sisa es amplia y el ancho de la manga normal. El tejido cae recto de la sisa hasta el final de la camisa. Es el tipo de camisa más clásica, sirve para cualquier tipo de cuerpo, aunque habitualmente la utiliza el cliente con más peso y grosor de cuerpo.

SLIM FIT: Es la denominación semi entallada. Su fit se ha estrechado ligeramente y se adapta ligeramente al torso, pero sin marcarlo. La sisa y la manga conservan la comodidad y libertad de movimientos. Este tipo de camisas sirve para disimular la barriga. Marca bien la línea de los hombros y resalta la figura.

CUSTOM FIT: Mantiene el largo de la camisa, pero todo se reduce la sisa, ancho de manga, contorno de pecho y cadera. Todo con el fin de resaltar la figura masculina. Está pensada para clientes con cuerpo atlético. Resalta los hombros respecto a la cintura y estiliza mucho la figura dando a un aspecto de delgadez estilizando la figura.

LOS MOCASINES: Pasado y presente de este calzado

EEUU buscaba un estilopropio para hacer frente a la importación de las localidades inglesas dedicadas a la fabricación de calzado. En 1930 lanzó al mercado un modelo de zapato blando y sin cordones cómodo y confortable. Más o menos por las mismas fechas un fabricante de la Costa Este trajo, a su vuelta de un viaje a Noruega, un zapato tipo mocasín cosido a mano. Se trataba de un modelo que usaban los pescadores escandinavos. Resultaban tan cómodos que ya los utilizaban los primeros comerciantes y a finales del siglo XVIII los colones norteamericanos ya los enviaban a Europa

La innovación hizo añadir una suela gruesa para lograr un modelo más duradero, atractivo y adecuado para el mercado americano, además, de lo que se convertía en el detalle más apreciado del diseño: el antifaz, una pieza de piel sobre el empeine con una ranura. Fue tal la popularidad que adquirió el mocasín de un día para otro que quienes lo usaban podían afirmar que “iban a la última”.

En 1952 se incorporaron las borlas también al empeine. La lazada atada en la parte superior del empeine rematada por un nudo de cuero no solo era un rasgo de distinción; sino que sugería que el zapato se ajustaba también sin cordones.

Con su carácter informal, comodidad y cierto aire descuidado, el mocasín es sinónimo de elegancia y clasicismo en el vestir del hombre. En la década de 1960 empezó a utilizarse cada vez más, no sólo durante los fines de semana sino también en ámbitos laborales y profesionales.

SHORTS PARA HOMBRES: ¡Llévalos así!

Los pantalones cortos o shorts van ganando adeptos año tras año. Los rigores del calor y los largos y secos veranos en España juegan a su favor. Los tiempos cambian, los términos se modernizan y lo que siempre se llamó bermudas, ahora lo llamamos shorts y tienen una gran acogida entre los hombres.

Su nombre proviene de las Islas Bermudas, territorio británico de ultramar donde se originaron. Esta prenda formó parte del traje nacional de Bermudas hasta 2007 y sus orígenes se remontan a 1816 cuando la Royal Navy tomó las islas como cuartel general en el Atlántico Norte. 

Los shorts o bermudas, pantalón corto por encima de la rodilla, son propios de ámbitos relajados, por ejemplo, durante los fines de semana, las vacaciones e incluso, para determinados deportes como el golf. Su largo debe estar entre 3-5 cms por encima de la rodilla. Lo más normal es que sea de algodón  y si lleva elastano te resultará de lo más cómodo. 

El fuerte calor de los últimos veranos hace que sea una prenda cada día más usada. Y no solo en fin de semana, se usa también en ambientes más serios y formales. Incluso se está llegando a ver en ambientes laborales. Pero para llegar a este extremo, nuestra recomendación es que los lleves con camisa y americana.

El calzado recomendado para vestir shorts es el náutico o mocasín. Siempre sin calcetín. Pero un consejo: quedan bien si estás bronceados, evita ponértelos si no has tomado, al menos unos días, un poco de sol.

Polos o cómo vestir en verano sobreviviendo al calor

Los polos han sido, son y serán una gran opción con la que vestir bien también en verano. Su tejido (100% algodón), su manga corta y su amplia variedad de coloridos y modelos permiten seguir vistiendo bien, de forma variada y con un punto chic también cuando el termómetro marca 40 grados.

La mayoría de nuestros clientes son fieles a nuestros polos, año tras año reclaman modelos más clásicos, como los de La Española, como más juveniles, los de La Vespita, o los que permiten poner un punto de color y originalidad, como son los de Paco Cecilio, este año con nombres de ciudades estadounidenses con un aire muy cool.

Como el pantalón suele asociarse a un look más sport, si vas a llevarlo al trabajo, cuida el resto de prendas que vayas a llevar para tener un outfit veraniego, pero arreglado. Por ejemplo un pantalón chino con vuelta en el bajo, un cinturón en la misma gama de color y unos náuticos.

A la hora de plantear la pregunta de si llevar el polo por dentro o por fuera, que mucho hombres se hacen, solo recomendamos optar la segunda si el polo tiene la longitud adecuada y utiliza siempre el cinturón. Esto hará que tu lookaunque con un punto más clásico, también tenga un toque más chic.

Elegancia masculina en 5 pasos

Vestir elegante no tiene que ser algo reservado sólo para bolsillos privilegiados y gente adinerada. Un gentleman cuida su armario y siempre tiene un buen fondo de armario y complementos que pueda sacarle de mil y un apuro y servirle para múltiples ocasiones. Aprende a desarrollar tu elegancia sacándote partido con estas pinceladas básicas sobre moda masculina.

  1. Trajes: Los trajes parece que sólo se pueden usar en ocasiones muy formales y no siempre es así. Hay trajes para cada ocasión. Incluso para vestir, más o menos, informal. Por ejemplo, en verano, con las altas temperaturas, un traje beige en las horas centrales del día es un acierto y un color al que sacar partido. Sin embargo, una raya diplomática o un Príncipe de Gales, es el paradigma del buen gusto mientras que el traje de tres piezas con chaleco, que cada año viene con más fuerza, estiliza la figura del hombre con buena estatura.
  2. Alternativas al traje: Si la opción es no ir con traje, la chaqueta es la solución. Aquí entra en juego tu imaginación, atrevimiento y personalidad. El hecho de poder prescindir de la corbata multiplica tus posibilidades. Ahora es tendencia uno o dos ojales y jugar al contraste, lo que aporta colorido.
  3. Camisas imprescindibles: Conseguir que el traje y la camisa combinen es la meta de todo hombre que quiera ser elegante. Si antes hablábamos de prendas básicas y fondo de armario, la camisa blanca y celeste nunca debe faltar. Son un comodín para cualquier color de traje y corbata.
  4. Pantalones: Un pantalón negro, otro marino y otro en gama de colores tierra (beige o tostado) son básicos en el armario masculino. Lo mejor es elegir de algodón con elastano. Notaras la diferencia y no querrás otra composición.
  5. Complementos: Dar un toque elegante con corbata o pajarita es cuestión de gusto personal. La corbata atrae menos miradas que la pajarita, que expresa mucho más la personalidad de quien la luce. El uso de la pajarita exige que seas atrevido y te hayas liberado de muchos complejos. No todos los hombres se atreven a usarlas.

Casual Friday: Llévalo con estilo

El estilo casual se impone en algunas profesiones mientras que en otros lo que se está implantando es el casual Friday. Esta no es otra costumbre de dejar a los trabajadores vestir de manera informal los viernes. Es una tendencia muy extendida en muchas empresas y oficinas. Sobre todo en profesiones tecnológicas, consultoras, agencias de marketing y publicidad…

El gran cambio se produce en los años 50 cuando los pantalones de algodón, conocidos popularmente como chinos, dejaron de servir de uniforme al ejército durante la II Guerra Mundial para empezar a usarse en la vida cotidiana. En los años 80 ya era una prenda básica del armario masculino y con ellos surge, en la década de los 90, el casual Friday.

El estilo de vestir en el trabajo se ha ido relajando con el paso del tiempo y hoy prendas como la camisa o los chinos se han convertido en el uniforme perfecto para aquellos hombres que quieren ir correctos, pero cómodos. Lo que ocurre algunas veces es que cierta relajación en las prendas que vestimos termina en falta de detalles que redundan negativamente en la elegancia del hombre, hecho que siempre reivindicamos desde aquí.

En ámbitos financieros, o de negocios, los hombres siempre tenían que utilizar trajes grises o azules con camisas blancas o celestes. Ahora ha nacido el estilo Business Casualwear donde el protocolo es mucho más relajado. Un síntoma de que la rigidez ha muerto y que hoy en día podemos ver al directivo con americana y pantalón. Pero siempre le recomendaremos el toque chic, que no es otro que un pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta o unos zapatos elegidos con esmero. 

¿Son adecuadas las camisas de manga corta? Sal de dudas

Dentro de la moda masculina existe una gran controversia sobre el uso de la camisa de manga corta y es que los rigores del calor, el cambio climático y las subidas de temperaturas que cada año son más elevadas han abierto el debate sobre el uso de esta camisa. Para nosotros una prenda poco afortunada y nada elegante que solo sería justificable su uso por comodidad o en hombres de avanzada edad aunque existen opiniones para todos los gustos.

Para unos es un error su uso en verano y sin embargo para otros -según sea el modelo, color o estilo- su uso es adecuado. Si la camisa es clásica, con bolsillo en el pecho, patrón regular-fit… suele ser usada por hombres de avanzada edad, sexagenarios… Sin embargo, modelos Slim-fit o custom-fit, sin bolsillos en pecho, o en algunos casos dos bolsillos de parche, ribetes en los hombros con un estilo legionario, suele ser usada por hombres jóvenes y amantes de las tendencias.

Son muchos los hombres que optan por sustituir la camisa de manga corta por un polo de manga corta, o una camisa de manga larga con el puño remangado. La camisa de manga corta es una prenda estival mientras que la camisa de manga larga es una prenda formal que al remangar su puño cambiamos su concepción.

Desde el punto de vista de la elegancia su uso queda totalmente descartado con chaqueta o traje. Una chaqueta bien llevada debe dejar asomar el puño de la camisa y, en este caso, es imposible. Ni que decir tiene que jamás debería usarse con corbata aunque sigamos viéndolo en algunos ámbitos laborales, por ejemplo en entidades bancarias, y solo con un golpe de vista ya nos produzca rechazo.

Como curiosidad: la camisa de manga corta nació en los años de la postguerra de la Segunda Guerra Mundial, ya que no había aire acondicionado y era una manera de combatir el calor mientras se seguía llevando camisa.