Normas para llevar bien una chaqueta

Normas para llevar bien una chaqueta

Llevamos varias temporadas con un auge importante en la venta de chaquetas en nuestra cadena de tiendas. Es debido a las fluctuaciones típicas del mercado. Después de años de estar en tendencia el traje, los clientes tienen varios modelos y colores en el armario y deciden, cuando salen de compras, optar por las múltiples funcionalidades y versatilidad que ofrece la chaqueta.

Hay pocas prendas que permitan tantas posibilidades. Igual nos vale para vestir clásico como informal. Además, debido a las buenas temperaturas que gozamos, hace que gran parte del año no llevemos abrigo pasando a ser la verdadera protagonista frente a las personas con las que convivimos a diario.

Normas para llevar bien una chaqueta

Por este motivo, debemos encajarla bien en pecho y espalda no dejando a la vista ninguna arruga. Destruiría nuestra elegancia. No debe quedar justa en la cintura abrochando holgadamente. Realmente la chaqueta nace en los hombros y su unión con la manga. Otro punto importante es el largo. La tendencia actual es acortar la chaqueta respecto a años anteriores. Depende de tu talla, pero en función de esta, el largo debe estar en 72-74 cms frente a los 76-78 cms de años pasados.

Si quieres mejorar tu imagen, y seguro que quieres, de otra manera no estarías leyendo este artículo, hay un aspecto fundamental y que no siempre el cliente sabe. La expresión máxima de elegancia es descubrir el puño de la camisa 2 cms por debajo de la manga de la americana. Y si usas gemelos no aplicar esta norma sería imperdonable.  La chaqueta puede tener una o dos aberturas en la espalda. Nos permite sentarnos cómodamente, acceder con facilidad a los bolsillos del pantalón. La abertura proviene de principios del siglo XX cuando en el campo esta prenda era usada para montar a caballo. Otro detalle muy importante para realzar tu elegancia, y que deberías usar independientemente de vestir clásico o informal, es el pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta.

Normas para llevar bien una chaqueta

Las chaquetas hoy en día son de uno o dos botones. Las más modernas, informales y juveniles son de un botón. Las más clásicas y formales, de dos. Cuando usemos chalecos, otra prenda en tendencia, tienes que llevar desabrochada la chaqueta, si no es así, siempre abrochada el botón superior. Desabróchatela sólo cuando estés sentado en comidas de trabajo, reuniones o tu mesa de escritorio.

La fuerza de un buen traje

La fuerza de un buen traje

Un hombre que viste bien es un hombre que se siente poderoso. Que las hechuras de tu traje queden en su sitio perfecto, quede bien y sienten como deben, sube tu autoestima y moral. Sin embargo, mina tu ánimo si ocurre lo contrario, es decir, que las hechuras no se adaptan bien a tu cuerpo, si la chaqueta te queda justa, la americana se abre y las solapas no quedan en su lugar.

Un hombre elegante y con los pantalones bien puestos debe hacer que el largo de la parte de atrás llegue justo al tacón del zapato.  El traje para imponer respeto no tiene que ser gris o negro. Diferentes tejidos o estructuras de confección pueden hacer del traje un elemento tremendamente confortable. Una chaqueta desestructurada, e incluso de algodón, pueden reforzar tu personalidad. Como novedad en las últimas temporadas es la inclusión de elastano.  Tejido que imprime una comodidad a la prenda digna de mención y hace que hombre que lo prueba, solo quiere repetir este tejido. Ocurre igualmente con camisas y pantalones.  Parecerá ir en camiseta y vaqueros cuando en realidad llevas un traje de infunde un gran respeto a quien te ve y observa.

La fuerza de un buen traje

Aunque si es traje clásico y tradicional, por ejemplo, de lana, te puede durar mucho tiempo. En cuanto a colores, la recomendación siempre será colores como azul marino o gris. Sientan bien a todo el mundo y sirve para todas las situaciones.

Para hombres más transgresores, la opción es jugar con las texturas o colores más atrevidos, por ejemplo, granate o azul Klein. También tienes la opción de raya diplomática o traje de terciopelo.

Blazer vs Americana: Descubre las diferencias

Con toda seguridad, hasta haber leído este post, no sabías que hubiese diferencia entre americana y blazer sino que pensabas que se trataba de una misma prenda. Pero no, la historia de la moda sigue enseñándonos cosas sobre el diseño, patrón y compostura de cada una de las piezas de nuestro fondo de armario.

La americana es más formal que la blazer. Esta pieza nace en el corazón de Inglaterra cuando con la evolución de la moda masculina pasaron a cortarse los faldones de la levita. Esto hizo que esta pieza ganase en practicidad y funcionalidad. También se modificó ligeramente la abertura posterior, dándoles un corte a cada lado y se eliminaron los botones pasando de tres a dos.

 

La versión más sport de este tipo de chaquetas se denomina Blazer. Suelen fabricarse con tejidos más resistentes como denim o lino y los bolsillos suelen ser de parche. Es perfecta para looks de aires deportivos. El nombre de la prenda se remonta al S. XIX, cuando durante una visita de la reina Victoria de Inglaterra al buque Blazer, se encargaron unas chaquetas especiales que más tarde cogieron fama entre los miembros de la tripulación y más tarde su círculo.

Vístete disimulando los kilos: Consejos para parecer más delgado

Sea, o no, tu caso a la gran mayoría de los hombres les preocupa lo mismo: cómo vestirse para parecer más delgado. Se pasan la vida con efecto acordeón: todo el año engordando y adelgazando. Te dejas llevar, comes más de la cuenta, no cuidas la dieta, dejas de hacer deporte…. y ¡¡zas!!!¡ Has cogido cinco kilos más que además suelen ir siempre al mismo sitio: la tripa. Entonces se encienden todas las alarmas. Dejas la cerveza, el pan, los frutos secos, los hidratos de carbono y te apuntas al gimnasio. ¿Te suena?  Un círculo que se repite una y otra vez

Esto, además de a nivel físico, también tiene efectos colaterales en el armario. Pantalones, camisas, trajes, chaquetas… prendas de dos tallas diferentes según esté tu cuerpo. La teoría la sabemos todos: comida sana, hábitos saludables, 30 minutos de deporte diario, pero sobre todo, mucha fuerza de voluntad. Y ahí está el quid de la cuestión… Comer con agua es saludable, pero no negareis que no es lo mismo. Una cerveza con la jarra bien fría es muy apetecible. Un helado de postre no es lo más recomendable que una pieza de fruta, pero la tentación es grande.

Si te estás viendo descrito en este artículo vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a disimular tus kilos cuando la fuerza de voluntad te falle:

  1. Utiliza bermudas anchos.
  2. No utilices prendas muy ajustadas.
  3. No abuses de los estampados.
  4. Evita rayas horizontales.
  5. Usa zapatos de colores vivos: Te mirarán los pies en lugar de la tripa.
  6. Utiliza colores claros en verano y oscuros en invierno.

Son consejos que también conviene tener en cuenta a la hora de comprar tus prendas este verano y de usar las que tienes en el armario.

Corbatas: Consejos para combinarlas, llevarlas y cuidarlas

La corbata es el complemento, por excelencia, del armario masculino y todo hombre elegante debería tener una buena colección de corbatas tanto lisas, como con diferentes estampados.

La corbata es, quizás, el complemento que mejor define la personalidad de quien la lleva. Clásicas, vanguardistas, rompedoras

A la hora de llevarla presta atención a los pequeños detalles: Una arruga en el nudo te hará romper toda la seriedad que simboliza la corbata, el nudo debemos apretarlo con fuerza para evitarla e igualmente no dejes que se vea parte de la camisa entre sus picos.

Uso del color y combinación

El color de la corbata siempre es recomendable que sea más intenso que la camisa. La camisa, al ser la prenda más cercana al cuerpo, debe ser más clara que la corbata y el traje. Lo más difícil para muchos hombres es la combinación de traje, camisa y corbata según los estampados. Si el traje tiene algún diseño, bien raya diplomática, bien Príncipe de Gales, bien cuadro ventana, la mejor alternativa es optar por corbata lisa.

Si la camisa fuera de rayas finas, la corbata podría ser de franjas anchas. Si por el contrario la corbata fuera de estampado muy marcado lo recomendado sería camisa lisa.

A la hora de combinarla con un pañuelo no tiene que ser de igual estampado. Basta una ligera semejanza, aunque la ruptura total de color marcará si eres un hombre de fuerte personalidad. Igual ocurre con textura de ambas prendas. Si la corbata es de seda o microfibra, el pañuelo puede ser de seda. En cambio, si es de punto, el pañuelo puede ser de cachemira. Aunque mezclar texturas es un punto a tu favor.

A tener en cuenta

El largo de la corbata nunca debe exceder la cintura del pantalón o hebilla del cinturón. No todos los hombres tenemos la misma altura ni la misma complexión, por lo tanto, hay que elegir bien el ancho de la corbata y el nudo.

Consejos de cuidado

Y para terminar, quizás lo más importante: su cuidado. Deshaz el nudo siempre después de usarla. Lo mejor es guardarla estirada. Procura no llevarla al tinte. Un poco de jabón neutro con agua tibia puede quitarnos las manchas. Si se arruga, un baño de vapor la pondrá de nuevo en perfecto estado.

 

Déjate aconsejar: Lo que un buen vendedor puede hacer por ti

En esta Escuela del buen vestir siempre os hablamos sobre lo podemos daros como marca, pero no solemos abordad lo que podemos aportaros desde nuestra cadena de tiendas. Nos gusta hablar de moda y dar consejos sobre cómo ir bien vestido, qué ropa o colores te sientan bien en función de tu estatura, por ejemplo. De la misma forma, tenemos un equipo de vendedoras profesionales que se encargan de aconsejar y asesorar para orientar al cliente en su decisión de compra. Y estos son los pequeños detalles que marcan la diferencia. Toma nota:

-        De todos los factores que intervienen a la hora de vender una prenda el más importante es encontrar el fit perfecto para cada cliente obteniendo un aspecto ideal.

-        Un buen vendedor debe ser capaz de ofrecerte los patrones que mejor te encajen. Y lo que no encaje a la perfección debe tomar medidas con metro y alfileres para que un buen sastre termine de ajustar las prendas como si estuvieran hechas a medida. Lo primero es elegir unos pantalones que se ajusten bien a la cintura. Del bajo se encargará el vendedor. Siempre hay que probarlos con el calzado que vayamos a usar. Es frecuente ver a clientes en deportivas comprando un traje. Un buen vendedor debe sustituirlas por unos zapatos para que el cliente se pueda ver frente al espejo.

-        Hay quien prefiere, y cada vez más, los pantalones pitillo. Estrechar las perneras de un pantalón es una manera fácil de asegurar que los pantalones se ajusten a los muslos y pantorrillas. El truco es ir cogiendo alfileres desde la entrepierna hasta el bajo para crear costuras más Slim-fit eliminando el exceso de tela.

-        A la chaqueta de un traje también se le puede hacer ajustes para personalizar, sobre todo la altura de hombros y cadera.

El aspecto de una camisa puede cambiar si prestamos atención a detalles importantes. Por ejemplo no comprarla con bolsillos si es para usar con corbata, elegir la mejor opción de cuello o si lleva contraste en interior de cuello y puño.