Tipos de Zapatos Sport

Tipos de Zapatos Sport

Últimamente hay una cierta relajación en el vestir del hombre y se nota en el calzado. El hombre no es consciente de la importancia del calzado y como este puede hacer cambiar la impresión de quien tenemos enfrente. Ahora el hombre se calza las deportivas y andando…..Pero es hora de enmendar errores y empezar a conocer cuáles son las opciones de calzado que existen para vestir correctamente tus looks más casual.

Hay muchas opciones y variadas: mocasines, náuticos, serraje, piel….cada uno tiene su momento y su combinación y se puede mejorar mucho tu imagen sólo conociendo sus posibilidades.

En serraje se pueden hacer diferentes modelos de zapato. Desde el Oxford, el mocasín o el full brogue. Existen varias consideraciones a tener en cuenta. No solo la costura determina la consideración más o menos sport. También la estructura.

Tipos de Zapatos Sport

Aunque el serraje es un material informal, según el modelo, incluso se puede usar con traje. Aunque lo más frecuente es usarlo con chaqueta, pantalón de sport, e incluso en vaqueros.

Hasta la I Guerra Mundial, los ingleses marcaban la moda en el calzado. Pero después de la confrontación bélica, los americanos exportaron un zapato cómodo, el mocasín. Posteriormente, los italianos lo perfeccionaron. Es ideal para combinar con pantalón de vestir en situaciones sport.

El náutico es el zapato clásico de verano por su suela de goma y su gran comodidad al andar. Se remonta a principios del siglo XX, cuando los más adinerados lo usaban en sus barcos de recreo para no escurrirse en la cubierta. Por ello, surgió la necesidad de crear un modelo de calzado antideslizante que no resbalara al practicar actividades marítimas.

LOS MOCASINES: Pasado y presente de este calzado

EEUU buscaba un estilopropio para hacer frente a la importación de las localidades inglesas dedicadas a la fabricación de calzado. En 1930 lanzó al mercado un modelo de zapato blando y sin cordones cómodo y confortable. Más o menos por las mismas fechas un fabricante de la Costa Este trajo, a su vuelta de un viaje a Noruega, un zapato tipo mocasín cosido a mano. Se trataba de un modelo que usaban los pescadores escandinavos. Resultaban tan cómodos que ya los utilizaban los primeros comerciantes y a finales del siglo XVIII los colones norteamericanos ya los enviaban a Europa

La innovación hizo añadir una suela gruesa para lograr un modelo más duradero, atractivo y adecuado para el mercado americano, además, de lo que se convertía en el detalle más apreciado del diseño: el antifaz, una pieza de piel sobre el empeine con una ranura. Fue tal la popularidad que adquirió el mocasín de un día para otro que quienes lo usaban podían afirmar que “iban a la última”.

En 1952 se incorporaron las borlas también al empeine. La lazada atada en la parte superior del empeine rematada por un nudo de cuero no solo era un rasgo de distinción; sino que sugería que el zapato se ajustaba también sin cordones.

Con su carácter informal, comodidad y cierto aire descuidado, el mocasín es sinónimo de elegancia y clasicismo en el vestir del hombre. En la década de 1960 empezó a utilizarse cada vez más, no sólo durante los fines de semana sino también en ámbitos laborales y profesionales.