Consejos de estilo: Cómo vestirse para combatir el calor

Los veranos cada año son más calurosos y combatir el calor, manteniendo el estilo, se está convirtiendo en una labor ardua y difícil. Hay días donde las horas centrales son un suplicio si estás trabajando.

Para combatir estas altas temperaturas, y en ocasiones altísimas, debes elegir muy bien tus prendas. Desde luego, el primer consejo es usar fibras naturales. Por ejemplo lino y algodón.

Las prendas 100 % lino son ideales, a pesar de tener la desventaja de la arruga, pero si lo asumes adelante. Lo agradecerás. En todo caso, casi siempre lo mezclamos con algodón, por ejemplo, en las americanas.

El algodón es el tejido natural más consumido porque todo son ventajas: hoy en día plancha bien, fija muy bien los colores y ayuda a combatir el calor.

En el sentido contrario estaría el poliéster. Es una fibra de resina sintética, con bajos costes de producción, que no arruga y con larga vida. Es cada vez más utilizado, pero su composición anula cualquier capacidad de transpiración, produciendo sudor y reteniendo el olor. Vamos, una bomba en verano. Por todo lo relatado no debes usar prendas con mayoría de esta composición en verano. Sudarías mucho y pasarás calor.

Además de la composición de la prenda, para combatir el calor, y siempre y cuando puedas permitírtelo, es muy aconsejable apostar por prendas frescas y ligeras, como el polo y las bermudas. El ambiente relajado de las vacaciones ayuda mucho el uso de estas prendas. Su consumo va en auge cada año, coincidiendo casualmente con las temperaturas propias de la época estival.

Un último consejo: elige prendas confeccionadas específicamente para esta estación del año. Poca estructura, sin forros y más holgadas son atributos de las camisas, pantalones o chaquetas fabricadas pensando en el verano.

Casual Friday: Llévalo con estilo

El estilo casual se impone en algunas profesiones mientras que en otros lo que se está implantando es el casual Friday. Esta no es otra costumbre de dejar a los trabajadores vestir de manera informal los viernes. Es una tendencia muy extendida en muchas empresas y oficinas. Sobre todo en profesiones tecnológicas, consultoras, agencias de marketing y publicidad…

El gran cambio se produce en los años 50 cuando los pantalones de algodón, conocidos popularmente como chinos, dejaron de servir de uniforme al ejército durante la II Guerra Mundial para empezar a usarse en la vida cotidiana. En los años 80 ya era una prenda básica del armario masculino y con ellos surge, en la década de los 90, el casual Friday.

El estilo de vestir en el trabajo se ha ido relajando con el paso del tiempo y hoy prendas como la camisa o los chinos se han convertido en el uniforme perfecto para aquellos hombres que quieren ir correctos, pero cómodos. Lo que ocurre algunas veces es que cierta relajación en las prendas que vestimos termina en falta de detalles que redundan negativamente en la elegancia del hombre, hecho que siempre reivindicamos desde aquí.

En ámbitos financieros, o de negocios, los hombres siempre tenían que utilizar trajes grises o azules con camisas blancas o celestes. Ahora ha nacido el estilo Business Casualwear donde el protocolo es mucho más relajado. Un síntoma de que la rigidez ha muerto y que hoy en día podemos ver al directivo con americana y pantalón. Pero siempre le recomendaremos el toque chic, que no es otro que un pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta o unos zapatos elegidos con esmero.