La bufanda: Complemento estrella del invierno

Invierno tras invierno, la bufanda es el accesorio más utilizado a la hora de completar un look. Las hay de distintos tejidos -como la lana, el cashmere o incluso la seda para llevar con un smoking, por ejemplo- estampado, tartan, a rayas, lisas o con topos, y condición. Sea como fuere, su papel siempre es el mismo: proteger el cuello y dar un plus de estilo a tus looks en los meses más gélidos.

 

Origen
¿Te has preguntado alguna vez cuál es su origen? Existen diversas teorías: Desde el sudario del antiguo Egipto, hasta la identificación de los guerreros en China… aunque son los ingleses los que se acuñan su origen tal y como concebimos la prenda hoy en día, popularizándose hasta colarse en todos los armarios del mundo.

 

¿Cómo llevarla?
La bufanda queda bien tanto abierta, por encima de la parka o la americana, como cerrada con distintos cierres, uno de los más usados es el conocido nudo francés (abriéndola por la mitad y haciendo un hueco para meter las dos tiras)… Cuidado con querer hacer nudos extraños o darte demasiadas vueltas, puede dar la sensación de tener menos cuello y más ancho perjudicando el resultado de tu imagen.

Como consejo, te recomendamos escoger bufandas (tartan, rayas o lisas) cuyo colorido sea en la misma gama de color que tus prendas de abrigo, ya sea parka, trenka o americana… Y si eres de los que usan guantes, apuesta por unos de piel en color camel o negros; son prendas indispensables en un fondo de armario de la Escuela del Buen Vestir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>