La excelencia en el vestir: Los trajes

  ¿Cómo deberías ir vestido?   La excelencia en el vestir: Los trajes

La excelencia en el vestir: Los trajes

La excelencia en el vestir: Los trajes

Desde los años 30 se generaliza el traje como prenda masculina representativa del buen vestir. La normalización en su uso por la burguesía hizo que el traje pasara de ser considerado como una prenda de uso informal, a ser considerada como prenda de vestir entre la gran masa.

El traje ha permanecido siempre en el tiempo a pesar de los cambios continuos que sufre el mundo de la moda. Ha ido adaptando tendencias, pero su patrón básico ha permanecido intacto. El traje debe destacar la figura del hombre y para ello debe tener una buena hechura.

Una de las características típicas del traje desde los años 30 es que todas las piezas se hacen con la misma tela. Es decir, la chaqueta, pantalón, y según el caso, chaleco están hechos del mismo tejido y color.

Después de la II Guerra Mundial el chaleco deja de usar con asiduidad debido al buen acondicionamiento de las oficinas y lugares de trabajo. Hoy ha subido su uso como un complemento que dota al traje de elegancia.

La excelencia en el vestir: Los trajes

Inglaterra es la cuna del traje a principios del siglo XX como consecuencia de la Revolución Industrial. Por lo tanto, es allí donde se crean y desarrollan los patrones actuales. Frente al estilo británico aparece el italiano resultado de la adaptación del traje clásico a la climatología mediterránea. Italia introduce el arte, la creatividad y el diseño en el mundo del traje, y en general, del vestir.

El primer botón de la manga de una chaqueta desabrochada indica que la chaqueta ha sido hecha con el detalle de que los ojales son reales. Esto hace que se puedan abrochar y desabrochar, frente a la chaqueta que los ojales son falsos.

No hay comentarios
DEjar un comentario