Ser elegante también en la mesa

  Buena imagen   Ser elegante también en la mesa

Ser elegante también en la mesa

Ser elegante también en la mesa

Llevamos años, concretamente siete, hablando de la elegancia en el vestir, pero el hombre actual, moderno, ejecutivo y emprendedor también debe serlo en otros muchos aspectos de su vida. Hoy vamos a hablaros de la elegancia en la mesa. Puede ser una reunión de trabajo, una comida de amigos o familiares o simplemente, una cena con tu prometida. Las cenas más formales requieren de un comportamiento más esmerado. Igual pasa en las comidas.

Salvo acuerdo entre los componentes de la mesa, nunca te quites la americana. Permite que las mujeres elijan el sitio al igual que sean las primeras en ver la carta. Cuando se acerque el maitre que sean ellas también las primeras en pedir los platos. Recuerda, en la mesa también debes ser un señor.

Cuando sirvan los platos espera, primero que el camarero haya servido a todos, y seguido, que todos los comensales estén preparados para empezar a comer.

Ser elegante también en la mesa

Antes de servirte la bebida, debes llenar los vasos de tus acompañantes. Cuando se acabe tu vaso de líquido, debes repetir el mismo gesto. Primero los demás vasos, y después, el tuyo. Este detalle demostrará tu educación y respeto.

Si la comida es, más o menos, informal y decidís compartir los platos en el centro de la mesa, no seas egoísta y te lleves la mayor cantidad. Reparte equitativamente entre todos. Si entre los platos se encuentra una ensalada, esta la debes aliñar en tu plato, nunca en la ensaladera. No todos tienen que compartir tu gusto por el aceite y vinagre.

Llegado a los postres mantén el mismo comportamiento. Si también decidís compartirlo, reparte primero a los demás. Mi consejo en este caso es no hacerlo. El postre suele ser plato único y cada uno tendrá su gusto. En este caso lo mejor es cada uno pedir el suyo. Es el mismo caso del café. No vais a pedir un café y repartir en diferentes vasos. Unos querrán café solo, otros con leche, otros cargados. ¿Habéis pensado la cantidad de posibilidades que ofrece una sola bebida?

No hay comentarios
DEjar un comentario