Consejos de estilo: Cómo vestirse para combatir el calor

Los veranos cada año son más calurosos y combatir el calor, manteniendo el estilo, se está convirtiendo en una labor ardua y difícil. Hay días donde las horas centrales son un suplicio si estás trabajando.

Para combatir estas altas temperaturas, y en ocasiones altísimas, debes elegir muy bien tus prendas. Desde luego, el primer consejo es usar fibras naturales. Por ejemplo lino y algodón.

Las prendas 100 % lino son ideales, a pesar de tener la desventaja de la arruga, pero si lo asumes adelante. Lo agradecerás. En todo caso, casi siempre lo mezclamos con algodón, por ejemplo, en las americanas.

El algodón es el tejido natural más consumido porque todo son ventajas: hoy en día plancha bien, fija muy bien los colores y ayuda a combatir el calor.

En el sentido contrario estaría el poliéster. Es una fibra de resina sintética, con bajos costes de producción, que no arruga y con larga vida. Es cada vez más utilizado, pero su composición anula cualquier capacidad de transpiración, produciendo sudor y reteniendo el olor. Vamos, una bomba en verano. Por todo lo relatado no debes usar prendas con mayoría de esta composición en verano. Sudarías mucho y pasarás calor.

Además de la composición de la prenda, para combatir el calor, y siempre y cuando puedas permitírtelo, es muy aconsejable apostar por prendas frescas y ligeras, como el polo y las bermudas. El ambiente relajado de las vacaciones ayuda mucho el uso de estas prendas. Su consumo va en auge cada año, coincidiendo casualmente con las temperaturas propias de la época estival.

Un último consejo: elige prendas confeccionadas específicamente para esta estación del año. Poca estructura, sin forros y más holgadas son atributos de las camisas, pantalones o chaquetas fabricadas pensando en el verano.

ESCOGER TEJIDOS SEGÚN LA ESTACIÓN DEL AÑO

Aunque parezca fácil escoger un tejido para un traje, pantalón o camisa… todo dependerá de la estación del año y la finalidad para la que nos pongamos la prenda. A fin de cuentas, no es lo mismo vestirse para ir a trabajar que escoger prendas para acudir a una fiesta o hacer un viaje.

El aspecto que proyectemos es muy importante y las prendas son las encargadas de darnos volumen, amplitud o altura en función de si elegimos cuadros, rayas o prendas lisas. De igual manera, la composición de la prenda determinará la calidad de la misma. No es lo mismo un tejido natural que un sintético, por ejemplo.

El tejido y el color aportan sensaciones y efectos ópticos que también son más adecuadas en función del momento o estación del año en la que nos encontremos. Los tejidos más utilizados en invierno son la lana y el algodón, mientras que en verano estos mismos tejidos se mezclan con el lino o ramio para dar sensación de frescura y ligereza.

Cuidados de tejidos: Fibras made in vegetales

Siguiendo nuestra serie de post dedicados al cuidado de los tejidos, hoy es el momento de hablar de tejidos que tienen como origen las fibras vegetales, y en concreto del algodón y el lino.
El algodón es la fibra más confortable y es el protagonista indiscutible al hablar de fabricación; al menos el 39% del consumo total está copado por este material. Se arruga con la misma facilidad que se tiñe, es más económico que otras fibras animales y necesita de tratamientos mecánicos y/o químicos para poder utilizarlo. En cuanto al cuidado es muy resistente a los lavados, se plancha fácilmente –aunque se recomienda planchar la prenda cuanto todavía tenga algo de humedad- tolera bien las lejías y puede frotarse y escurrirse sin tener consecuencias. También puede limpiarse en seco.

 El lino, por su parte, suele ser un tejido de verano, y es que dependiendo de su hilado puede ser un tejido muy fino –como la batista- y fresco –por su grado de absorción de agua-. Es muy suave y hay que cuidarlo exactamente igual que el algodón. Como anécdota, os diremos que el lino es una de las primeras fibras que el hombre utilizó, incluso antes que la lana.

En otro post os hablaré de los tejidos de origen artificial, para que a la hora de escoger una u otra prenda sepáis cómo está fabricada y cómo cuidarla.