Cómo viste nuestra clase política: Los errores más comunes (Parte 1)

España es sinónimo de moda en el mundo entero. Nuestros diseños, nuestra ropa y nuestras marcas están entre las mejores del planeta y, sin embargo, nuestra clase política no hace gala de las últimas tendencias. Aunque no todos, sí hay una gran mayoría que mantiene las viejas costumbres del pasado.

En los últimos años han emergido nuevas fuerzas políticas que buscan representar a gente que no se sentían representada y una buena forma de comunicarlo, y llegar a ellos, es demostrando que son diferentes a través de su imagen. No usan trajes de chaqueta para alejarse de la atadura que supone llegar al poder y utilizan camisetas con mensaje para reivindicar sus inquietudes, buscan su ropa en mercadillos o en comercio justo para huir de las grandes marcas. Es una forma, no entramos a juzgar si buena o mala, de romper con lo ortodoxo del pasado. Ciudadanos, por ejemplo, se presenta como un nuevo partido y ha cambiado mucho desde que nació en Cataluña hasta llegar al Congreso de los Diputados. Albert Rivera ha pasado de llevar vaqueros al Parlament a usar traje y corbata en el Congreso.

Albert Rivera | Cómo viste nuestra parte política: Los errores más comunes

Como conclusión podemos decir que clase política ignora las tendencias y, además, casi todos comenten los mismos errores:

  • Los trajes siempre suelen estarles grandes. Esto es porque no escogen las tallas adecuadas.
  • Los pies de cuello de las americanas no encajan bien.
  • Las mangas suelen estar largas.
  • Los bajos de los pantalones son largos haciendo arrugas en el empeine y tocando el suelo por la parte trasera del bajo del pantalón.

Todos deberían tomar conciencia que tienen que guardar una imagen por respeto a quiénes le han votado, a quienes representan y dónde lo hacen: Instituciones públicas, Ayuntamientos, Diputaciones, Congreso o Senado.

Pablo Casado | Cómo viste nuestra parte política: Los errores más comunes

Cuando vamos a un sitio que nos importa, como por ejemplo la boda de un ser querido, nos arreglamos. ¿Por qué entonces vamos a ir al parlamento como quien baja a comprar el pan?

Sin embargo, hay una imagen de la que sí podemos estar orgullosos. No es otra que la de nuestra monarquía. El Rey Felipe VI es elegante y discreto. El Rey lleva los trajes como nadie. En él coincide la elegancia con el buen vestir. La imagen del Rey Felipe VI es todo un lenguaje, y dar una buena impresión es fundamental.

Rey Felipe VI  | Cómo viste nuestra parte política: Los errores más comunes

En el post del próximo día haremos un listado de los representantes políticos mejor vestidos.

Análisis de estilo: ¿Cómo viste Donald TRUMP?

El pasado viernes tuvo lugar la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos. Donald Trump acudió al evento acompañado de su bella esposa, Melanie y ella deslumbró con un espectacular modelo de Ralph Lauren. Sin embargo, del nuevo presidente he leído y escuchado todo tipo de noticias y crónicas, unas a favor y otras en contra de su posición política, pero no he escuchado nada de su estilo. Tiene defensores y detractores a partes iguales y mientras unos le imitad como modelo de éxito en las salas de reuniones, otros le ven como un personaje propio de una fiesta de Halloween.

Donald Trump utiliza el color del poder, como es el caso de la corbata roja que denota autoridad y confianza y sin diseño, siempre lisa o falso lisa. En mi opinión también sin estilo. Hace el nudo demasiado pequeño y su longitud excesiva. La corbata de un hombre elegante nunca debe sobrepasar la hebilla del cinturón.

Sus trajes son muy tradicionales, azul marino o gris carbón. Nunca los entalla, son demasiados largos de talle, e incluso, también lleva las mangas largas. Y una costumbre que debería modificar, sobre todo alguien que ya es el hombre más poderoso del mundo, y es abrochar su chaqueta. La elegancia lo requiere. Es más durante su toma de posesión todos los ex presidentes vivos que acudieron al acto llevaban su chaqueta abrochada, sin embargo él no la llevaba. Necesita un asesor de imagen urgentemente. Está claro que por muy millonario que sea, el dinero no da estilo. Solo hay que ver a Donald Trump.

Tanto en el mundo de los negocios como en el de la política, la camisa blanca y la corbata roja se han convertido en la quinta esencia del éxito. En mi opinión, la camisa blanca acentúa la palidez de su cara debido al color de pelo. Un color celeste sería más adecuado e igual de elegante. Además el color azul en moda significa confianza y seguridad.

A pesar de tener su propia marca, Donald J. Trump, y después de criticar durante su campaña lo mal que está funcionando el comercio estadounidense por culpa de las empresas extranjeras, su ropa está comprada en Europa. La mayoría de sus trajes son de la marca italiana Brioni, marca romana fundada en 1945.

Otra incongruencia más es que su propia marca de ropa confecciona en Mexico y sus corbatas en China. La ropa también comunica, y en este caso, su vestimenta no guarda relación con el discurso defendido durante la campaña electoral.