Cómo llevar bien un traje: LAS REGLAS DEL BUEN VESTIR

Estar al corriente de las últimas tendencias, saber cómo combinar un traje, distinguir un buen traje o elegir correctamente la camisa o la corbata, es determinante para vestir bien. Sigue estas reglas del buen vestir y triunfa siempre.

El traje debe perfilar tu silueta y disimular cualquier defecto, si es que los tuvieras. A veces, los cuerpos moldeados en gimnasio son incompatibles con la confección estándar. Del mismo modo que el hombre con exceso de tripa hace muy difícil encajarle la misma talla de chaqueta y pantalón. Este es un hándicap que nos encontramos, casi a diario, en nuestras tiendas.

La manera de solventarlo es jugar con diferentes drop. Para los menos expertos, que se estén preguntando ¿Qué es el drop? aclaramos: Es un término internacional de sastrería. El drop es la disminución de contorno que existe entre el pecho y la cadera. Para saber cuál es el tuyo debes medir la mitad del contorno del pecho, la mitad del contorno de la cadera y restar ambas medidas. El resultado es el drop que  deberá encontrarse entre el 6 y 8.

Además el hombro deberá quedar ajustado, pero no en exceso. El nudo de la corbata debe ir en consonancia con el tamaño del cuello. Cuanto más amplio sea el cuello de la camisa,más ancho tendrás que hacer el nudo. La corbata y la solapa han de tener la misma anchura para mantener el equilibrio entre sí. Una solapa estrecha coordina con una corbata fina. Las mangas de la chaqueta deben quedar un dedo por encima del puño de la camisa.

Cuando llega el momento de combinar la camisa y la corbata algunos hombres se quedan paralizados. Si sigues estos consejos, combinaras a la perfección estampados con texturas diferentes:

  • Casual: Cuanto más grande sean los cuadros, más informal será la camisa.
  • Clásico: Si ambos son del mismo color, rayas y cuadros hacen buen conjunto.
  • Serio: A pesar de no ser una combinación ortodoxa, camisa y corbata comparten los mismos tonos.

El traje: Consejos para lucir impecable

Al contrario de lo que se suele pensar, un buen traje puede servir para una infinidad de funciones. En un fondo de armario de un hombre elegante nunca debe faltar un traje negro, azul marino o gris marengo.
En la década de los noventa, algunas empresas  decidieron dejar de exigir a sus empleados el uso del traje. Principalmente las del sector tecnológico. En cambio, la banca, la abogacía y, en general los hombres dedicados al sector servicios, deben seguir usando esta prenda.
Ningún hombre puede pasar sin tener un traje en su armario, al menos, que no quiera considerarse a uno mismo un hombre elegante.

Veamos las partes de un traje:

CHAQUETA: Es el elemento clave del traje ya que determina la silueta. Hoy en día se usa la chaqueta de botonadura simple con cierre de uno o dos botones. Si quieres abrocharte la chaqueta utiliza solo el botón de arriba, dejando siempre desabrochado el inferior.
Las chaquetas suelen presentar varios bolsillos exteriores e interiores. Los interiores están pensados para guardar la cartera o el teléfono móvil. Aconsejo no llenarlos para no distorsionar la figura. Los bolsillos exteriores tienen varias funciones. El que se encuentra en el lado izquierdo, a la altura del pecho, está pensado para llevar el pañuelo. En la parte inferior hay dos bolsillos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Si el traje es Slim-fit, normalmente, están sesgados y si el traje es clásico los bolsillo están rectos.

La manga de la chaquetasuele presentar en la parte inferior una hilera de botones. Si el traje es de medida, se puede desabrochar. En Prêt à Porter es difícil que se desabrochen. La longitud ideal de la manga es aquella que permite ver la camisa entre 1 y 2 cms.
La abertura de la espalda contribuye  a la comodidad sobre todo a la hora de sentarse. Hay dos alternativas: abertura simple o dos aberturas.

PANTALÓN: Esta prenda suele recibir menos atención que la chaqueta, sin embargo, es la que más se desgasta. En estos casos, yo recomiendo, si es posible, comprar dos pantalones. En Paco Cecilio, en algunos modelos de traje, ofrecemos esta posibilidad.
El pantalón siempre hay que utilizarlo con cinturón y, además, haciendo juego con el zapato. La raya que discurre por la parte delantera de cada pernera debe ir marcada. Aporta un toque de elegancia, mientras que su ausencia sugiere desaliño.

Si eres de estatura baja evita el bajo con vuelta (hace que la pierna parezca más corta). Si decides usar dobladillo, este debe medir entre 2,5 y 4 cms. Con o sin dobladillo, las perneras deben descansar sobre el zapato sin hacer arrugas. Las pinzas en la parte delantera de los pantalones hoy en día están es desuso. Y como última recomendación, los pantalones sin pinzas estilizan mucho más la figura y hacen que la caja y la pierna del pantalón se ajusten dando un aire más moderno.