Cómo mantener el armario en perfecto estado

Cómo mantener el armario en perfecto estado

El buen mantenimiento del armario es esencial para mantener tu estilo y elegancia. Te vamos a dar unos consejos que bien utilizado te serán de gran utilidad.

Cuida tus zapatos: Pasa un trapo mojado y restriega bien las líneas de los ribetes con el cepillo. Aplica la crema en varios sitios con el paño y extiéndela de forma circular. Para darle brillo, puedes mojar el paño en un poco de agua, es algo que funciona bien para la piel. Después cepilla todo el zapato durante cinco minutos. Cepilla la puntera con un paño limpio. Y por último, coge un pelín de crema y con mucho cuidado, repasa los bordes y el talón.

Protege tus trajes: Nunca tendrás suficientes portatrajes, aunque úsalos solo si sabes que nos va a ponértelos en un tiempo.

Usa hormas: Triplicara la vida de tus zapatos, sin exagerar. Al guardar los zapatos después de todo un día de uso, mete en su interior papel de periódico húmedo.
Cómo mantener el armario en perfecto estado

Aprende a planchar: No es tan complicado si tienes los materiales adecuados. Así que ya sabes, la próxima vez que visites el hiper, pásate por la sección de planchas de vapor.

Salvemos las ballenas: No, no hablamos de los cetáceos sino del artilugio de plástico duro que suelen venir bajos los cuellos de las camisas y que son especialmente útiles cuando las usamos con corbata, pero que además, ayudan a conservar las formas de tus camisas si las dejas puestas al meterlas en la lavadora.

Normas para llevar bien una chaqueta

Normas para llevar bien una chaqueta

Llevamos varias temporadas con un auge importante en la venta de chaquetas en nuestra cadena de tiendas. Es debido a las fluctuaciones típicas del mercado. Después de años de estar en tendencia el traje, los clientes tienen varios modelos y colores en el armario y deciden, cuando salen de compras, optar por las múltiples funcionalidades y versatilidad que ofrece la chaqueta.

Hay pocas prendas que permitan tantas posibilidades. Igual nos vale para vestir clásico como informal. Además, debido a las buenas temperaturas que gozamos, hace que gran parte del año no llevemos abrigo pasando a ser la verdadera protagonista frente a las personas con las que convivimos a diario.

Normas para llevar bien una chaqueta

Por este motivo, debemos encajarla bien en pecho y espalda no dejando a la vista ninguna arruga. Destruiría nuestra elegancia. No debe quedar justa en la cintura abrochando holgadamente. Realmente la chaqueta nace en los hombros y su unión con la manga. Otro punto importante es el largo. La tendencia actual es acortar la chaqueta respecto a años anteriores. Depende de tu talla, pero en función de esta, el largo debe estar en 72-74 cms frente a los 76-78 cms de años pasados.

Si quieres mejorar tu imagen, y seguro que quieres, de otra manera no estarías leyendo este artículo, hay un aspecto fundamental y que no siempre el cliente sabe. La expresión máxima de elegancia es descubrir el puño de la camisa 2 cms por debajo de la manga de la americana. Y si usas gemelos no aplicar esta norma sería imperdonable.  La chaqueta puede tener una o dos aberturas en la espalda. Nos permite sentarnos cómodamente, acceder con facilidad a los bolsillos del pantalón. La abertura proviene de principios del siglo XX cuando en el campo esta prenda era usada para montar a caballo. Otro detalle muy importante para realzar tu elegancia, y que deberías usar independientemente de vestir clásico o informal, es el pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta.

Normas para llevar bien una chaqueta

Las chaquetas hoy en día son de uno o dos botones. Las más modernas, informales y juveniles son de un botón. Las más clásicas y formales, de dos. Cuando usemos chalecos, otra prenda en tendencia, tienes que llevar desabrochada la chaqueta, si no es así, siempre abrochada el botón superior. Desabróchatela sólo cuando estés sentado en comidas de trabajo, reuniones o tu mesa de escritorio.

La fuerza de un buen traje

La fuerza de un buen traje

Un hombre que viste bien es un hombre que se siente poderoso. Que las hechuras de tu traje queden en su sitio perfecto, quede bien y sienten como deben, sube tu autoestima y moral. Sin embargo, mina tu ánimo si ocurre lo contrario, es decir, que las hechuras no se adaptan bien a tu cuerpo, si la chaqueta te queda justa, la americana se abre y las solapas no quedan en su lugar.

Un hombre elegante y con los pantalones bien puestos debe hacer que el largo de la parte de atrás llegue justo al tacón del zapato.  El traje para imponer respeto no tiene que ser gris o negro. Diferentes tejidos o estructuras de confección pueden hacer del traje un elemento tremendamente confortable. Una chaqueta desestructurada, e incluso de algodón, pueden reforzar tu personalidad. Como novedad en las últimas temporadas es la inclusión de elastano.  Tejido que imprime una comodidad a la prenda digna de mención y hace que hombre que lo prueba, solo quiere repetir este tejido. Ocurre igualmente con camisas y pantalones.  Parecerá ir en camiseta y vaqueros cuando en realidad llevas un traje de infunde un gran respeto a quien te ve y observa.

La fuerza de un buen traje

Aunque si es traje clásico y tradicional, por ejemplo, de lana, te puede durar mucho tiempo. En cuanto a colores, la recomendación siempre será colores como azul marino o gris. Sientan bien a todo el mundo y sirve para todas las situaciones.

Para hombres más transgresores, la opción es jugar con las texturas o colores más atrevidos, por ejemplo, granate o azul Klein. También tienes la opción de raya diplomática o traje de terciopelo.

Códigos de vestimenta

A la hora de vestir, hay ciertas reglas que un hombre elegante nunca debería saltarse. Hoy, desde esta Escuela del Buen Vestir, vamos a recordar algunas pautas sencillas que os ayudarán a no dar la nota.

  1. Si te invitan a una cena, y no conoces el dress-code o código de vestimenta, es preferible que optes por la combinación chaqueta y corbata. Si ves que nadie la lleva siempre podrás quitártela.
  2. Aunque vistas informal, no pierdas la pureza y limpieza de tus prendas. Ir casual no significa llevar los vaqueros sucios o las deportivas rotas. Es más, un buen look casual también requiere de atención y selección de las prendas adecuadas.
  3. Utiliza siempre prendas que te favorezcan. No todas las prendas sientan bien a todo el mundo, ni todas las modas son fáciles de llevar.