Camisas: Escoge el corte que mejor te sienta

Las prendas más vendidas en nuestras Tiendas Paco Cecilio, y en cualquier tienda de moda masculina,  son las camisas. Sin duda alguna la prenda estrella del armario del hombre, pero también conocemos bien los problemas que encontramos en el día a día: no todos los hombres consiguen que les queden como les gustaría. Tenemos la solución: Existen infinidad de posibilidades para que,  gracias a la camisa, puedas ocultar o resaltar tus virtudes o defectos, según sea tu caso solo tienes que conocerlas bien: El corte de la camisa juega un papel fundamental.

Pueden ser Regular-fit, Slim-fit o Custom-fit. A priori, en los expositores de las tiendas, todas las camisas parecen igual, pero es importante aprender a apreciar las diferencias entre ellas:

REGULAR FIT: Son las que generalmente conocemos como de corte recto. Son, quizás las más cómodas, la sisa es amplia y el ancho de la manga normal. El tejido cae recto de la sisa hasta el final de la camisa. Es el tipo de camisa más clásica, sirve para cualquier tipo de cuerpo, aunque habitualmente la utiliza el cliente con más peso y grosor de cuerpo.

SLIM FIT: Es la denominación semi entallada. Su fit se ha estrechado ligeramente y se adapta ligeramente al torso, pero sin marcarlo. La sisa y la manga conservan la comodidad y libertad de movimientos. Este tipo de camisas sirve para disimular la barriga. Marca bien la línea de los hombros y resalta la figura.

CUSTOM FIT: Mantiene el largo de la camisa, pero todo se reduce la sisa, ancho de manga, contorno de pecho y cadera. Todo con el fin de resaltar la figura masculina. Está pensada para clientes con cuerpo atlético. Resalta los hombros respecto a la cintura y estiliza mucho la figura dando a un aspecto de delgadez estilizando la figura.

Casual Friday: Llévalo con estilo

El estilo casual se impone en algunas profesiones mientras que en otros lo que se está implantando es el casual Friday. Esta no es otra costumbre de dejar a los trabajadores vestir de manera informal los viernes. Es una tendencia muy extendida en muchas empresas y oficinas. Sobre todo en profesiones tecnológicas, consultoras, agencias de marketing y publicidad…

El gran cambio se produce en los años 50 cuando los pantalones de algodón, conocidos popularmente como chinos, dejaron de servir de uniforme al ejército durante la II Guerra Mundial para empezar a usarse en la vida cotidiana. En los años 80 ya era una prenda básica del armario masculino y con ellos surge, en la década de los 90, el casual Friday.

El estilo de vestir en el trabajo se ha ido relajando con el paso del tiempo y hoy prendas como la camisa o los chinos se han convertido en el uniforme perfecto para aquellos hombres que quieren ir correctos, pero cómodos. Lo que ocurre algunas veces es que cierta relajación en las prendas que vestimos termina en falta de detalles que redundan negativamente en la elegancia del hombre, hecho que siempre reivindicamos desde aquí.

En ámbitos financieros, o de negocios, los hombres siempre tenían que utilizar trajes grises o azules con camisas blancas o celestes. Ahora ha nacido el estilo Business Casualwear donde el protocolo es mucho más relajado. Un síntoma de que la rigidez ha muerto y que hoy en día podemos ver al directivo con americana y pantalón. Pero siempre le recomendaremos el toque chic, que no es otro que un pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta o unos zapatos elegidos con esmero. 

¿Son adecuadas las camisas de manga corta? Sal de dudas

Dentro de la moda masculina existe una gran controversia sobre el uso de la camisa de manga corta y es que los rigores del calor, el cambio climático y las subidas de temperaturas que cada año son más elevadas han abierto el debate sobre el uso de esta camisa. Para nosotros una prenda poco afortunada y nada elegante que solo sería justificable su uso por comodidad o en hombres de avanzada edad aunque existen opiniones para todos los gustos.

Para unos es un error su uso en verano y sin embargo para otros -según sea el modelo, color o estilo- su uso es adecuado. Si la camisa es clásica, con bolsillo en el pecho, patrón regular-fit… suele ser usada por hombres de avanzada edad, sexagenarios… Sin embargo, modelos Slim-fit o custom-fit, sin bolsillos en pecho, o en algunos casos dos bolsillos de parche, ribetes en los hombros con un estilo legionario, suele ser usada por hombres jóvenes y amantes de las tendencias.

Son muchos los hombres que optan por sustituir la camisa de manga corta por un polo de manga corta, o una camisa de manga larga con el puño remangado. La camisa de manga corta es una prenda estival mientras que la camisa de manga larga es una prenda formal que al remangar su puño cambiamos su concepción.

Desde el punto de vista de la elegancia su uso queda totalmente descartado con chaqueta o traje. Una chaqueta bien llevada debe dejar asomar el puño de la camisa y, en este caso, es imposible. Ni que decir tiene que jamás debería usarse con corbata aunque sigamos viéndolo en algunos ámbitos laborales, por ejemplo en entidades bancarias, y solo con un golpe de vista ya nos produzca rechazo.

Como curiosidad: la camisa de manga corta nació en los años de la postguerra de la Segunda Guerra Mundial, ya que no había aire acondicionado y era una manera de combatir el calor mientras se seguía llevando camisa.

¿QUÉ PUEDE HACER LA ROPA POR TI?

Sólo hay una persona en el mundo que te querrá siempre, vayas como vayas, y no es otra que tu madre. Para todos los demás debes cuidar extremadamente la primera impresión. Debes transmitir qué clase de hombre eres. En este sentido la ropa funciona a las mil maravillas. Puedes empezar por la elección correcta de unos pantalones. A menudo no le damos importancia a esta prenda, pero marcará nuestro look. Una vez  encontrado los pantalones, La Española o La Vespita, habrás resuelto una parte importante. Luego debes añadir una chaqueta y camisa Paco Cecilio.

En otras palabras: los pantalones de algodón La Española o La Vespita tienen que dar la impresión de haber sido hechos a la medida. Si te encuentras más cómodo puedes optar por unos vaqueros. Cómo todo en la vida, los jeans tienen sus reglas básicas. Por ejemplo evita que estén muy sobre cargados de adornos. Cuantos más sencillos, mejor. Por último recuerda que los vaqueros encogen tras el primer lavado. Ojo al subir el bajo porque si no tienes en cuenta este detalle puedes tener problemas de encogimiento y quedar muy mal tu imagen.

La guinda del look viene con la elección del calzado. Este es el accesorio que más dice de la personalidad de un hombre así que no lo tomes a la ligera: una inversión en zapatos de calidad merece mucho la pena. Además os vamos a contar un secreto. Es lo primero en lo que suelen fijarse las mujeres. Su radiografía empieza o termina en los pies y ahí debes causar buena impresión.

SU MAJESTAD LA CORBATA: Consejos para su uso

Cuestionada tiempo atrás, la corbata vuelve  a estar de moda en la actualidad y a tomar el protagonismo que nunca debió de perder. Después de ver hasta cómo los presentadores de informativos prescindían de ella, hoy ha vuelto a ser la pieza que caracteriza la personalidad de quien la lleva.

La corbata es tan fuerte en la imagen de un hombre que actualiza un traje solo con cambiar la medida de una ancha a estrecha, o por un color o dibujo. Te puede ayudar a combinar  con el pañuelo, calcetines, cinturón o zapatos.

La corbata debe descansar sobre el cierre del cinturón. Nunca debe traspasar esta línea, así como tampoco, quedar corta. Te hará más bajo de estatura y además estropeará estéticamente tu outfit.

Una vez hecho el nudo nunca debes esconder el interior de la corbata en la camisa.

La camisa negra a debate: Cuando y cómo usarla

Si hay una camisa que siempre está en todas las colecciones junto a la blanca, sea primavera/verano u otoño/invierno, es la negra. Todas las marcas de moda las incluyen, en algunos casos como básicos de temporada. Pero del mismo modo que levanta pasiones también genera controversias. Para algunos es paradigma de elegancia, para otros signos de ambientes mafiosos.

Y es raro de entender porque, por ejemplo, nadie pone en duda que el traje o zapato negro debe ser usado en ambientes o eventos formales. Sin embargo, la camisa negra puede usarse en looks sport para salidas nocturnas.

Si eres muy futbolero sabrás que el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo “cholo” Simeone, siempre viste totalmente de negro. Da igual que el partido sea a las 12:00 horas, por la tarde o por la noche. Su look es siempre totalmente negro, incluido la prenda de abrigo en invierno, lo que nos inclina a creer que se trata más de superstición que tendencia.  También es frecuente ver a Pep Guardiola también se rinde al negro.

Es un color que estiliza mucho la figura, adelgaza y sienta bien a personas con tez clara. Su uso como color de camisa limita mucho la combinación de corbatas, sin embargo, usado en traje con camisa clara abre mucho el abanico de posibilidades.

Del mismo modo una camisa negra admite ser usada para una cena informal con amigos o para ambientes laborales. Según lo escrito, podemos encuadrar la camisa negra en tres contextos:

  1. Situaciones informales y de ocio.
  2. Empresa o negocios.
  3. Bodas, ceremonias o eventos.

Después de estas tres exposiciones nos inclinamos en la recomendación de uso de este color comodín de camisa para eventos de más o menos formalidad fuera de ámbitos laborales y acontecimientos sociales que queramos enmarcar dentro de una elegancia relativa.

Prepara tus vacaciones de Semana Santa con esta guía

Estamos muy cerca de las ansiadas vacaciones de Semana Santa. Situación que a una parte de las personas produce un gran estrés: preparar maletas, comprar pasajes de avión, preparar rutas a visitar. Sigue estos pasos y hazlo de la forma más cómoda y práctica posible.

Compra tus billetes
Lo primero que  vamos a abordar es la compra de billetes. Infinidad de portales comparativos de precios hacen que la oferta de días, horas y tarifas sean amplias. Este es quizás el aspecto más estresante de la preparación del viaje aunque el mejor consejo siempre es el mismo: prepáralo con antelación para conseguir el mejor precio.

Haz la maleta
Haz una lista de los imprescindibles para no olvidar nada. Apunta una prenda de ropa interior por cada día que vayas a estar fuera más un par de ellas por precaución. La mitad de partes de abajo que días de viaje y las mismas partes de arriba. Que sean prendas de algodón si el viaje es a lugares calurosos. En cuanto a calzado lleva un par de modelos contigo, los más cómodos posible, para poder alternar sin dejar de vestir. Si tienes que elegir, unos más deportivos y otros con un punto más casual.

Al preparar el neceser ten en cuenta las medidas de seguridad de los aeropuertos. Cuidado con los líquidos, no deben tener más de 100 ml de capacidad.

Jet-Lag y cambios de divisa
El tercer asunto a tratar es el temido jet-lag en viajes de largo recorrido. Es más problemático viajar hacia el Este debido a nuestro reloj biológico. Para combatirlo el consejo es acostarte una hora antes e igualmente despertarte también una más pronto durante la semana previa al viaje. En destino tu cuerpo se ira adaptando, más o menos, una hora por día. Hidratarse bien y una buena alimentación te ayudará.

Y por último: Las divisas conviene llevarlas desde origen. No cambies en establecimientos de compra/venta en el centro de las ciudades porque suelen ser chiringuitos y las comisiones desorbitadas. En todo caso, puedes cambiar en los aeropuertos. Revisa tus tarjetas de crédito antes de partir, en muchos hoteles te cogerán fianzas elevadas que harán restar tu crédito.

¿CÓMO LLEVAR BIEN UN TRAJE? Errores que debes evitar

Parece que últimamente el traje ha caído en desuso. Se viste más casual, moderno, con otras tendencias más informales, pero desde nuestra Escuela del buen vestir vamos a reivindicar siempre el uso del traje: icono de elegancia, clase y estilo.

Encuentra el mejor traje

Quizás por la falta de costumbre de utilizarlo, quizá por no darle la importancia que merece, vemos muchas veces errores en su uso. Estos son, para nosotros, los consejos más importantes a tener en cuenta:

1.- Mangas largas: Las mangas del traje deben dejar asomar 2 o 3 cms el puño de la camisa. Tan feo queda llevarlas largas como cortas. La virtud, como en todo, está en un término medio.

2.- Pantalón largo: Es el error muy común que nos encontramos en nuestros puntos de venta a la hora de arreglar el bajo al cliente. El cliente siempre pide que bajemos más y más el largo del pantalón, en algunos casos rozando el suelo. Es un error ya que el pantalón termina cayéndose a lo largo del día y esto acaba haciendo una bolsa horrible en el empeine. Por eso aconsejamos tocar levemente el frontal del zapato.

3.- Camisa ancha: Lo mismo que el largo de la manga de la americana. La camisa ni demasiado estrecha, ni demasiado ancha. Que haga bolsas por demasiado grande no favorece tu imagen.

4.- Pantalón demasiado ceñido: Hay una tendencia a llevar todo muy estrecho, incluido el pantalón del traje, y a veces no queda bien. Es preferible que exista más proporcionalidad entre chaqueta y pantalón.

5.- Chaqueta estrecha: Si al abrochar la chaqueta nos hace la famosa X es porque no es nuestra talla. Y si aparece la X la solución es fácil: Necesitas una talla más.

6.- Largo chaqueta: Hay una fórmula infalible y además guarda proporcionalidad con nuestra estatura. Estira tu brazo y donde acaben los nudillos, ese es el largo idóneo para tu chaqueta.

7.- Cuello desbocado: El cuello de la chaqueta tiene que estar en contacto continuo con la camisa.

¿Eres dueño de tu negocio? Vístete como un jefe

En muchas ocasiones encontramos que los propios profesionales liberales no tienen en cuenta que son la propia imagen de su negocio, marca o despacho profesional. Todos somos marca propia, por eso deberíamos hacer también branding a la hora de vestir.

Tú decides cómo quieres proyectar tu empresa y depende cómo te vean también verás tu empresa, negocio o comercio lo que acabará influyendo en contratar, o no, los servicios que prestas.

No distinguir entre las horas del día que estamos trabajando y las de ocio, puesto que el autónomo suele mezclar ambos aspectos de su vida, puede hacernos cometer errores. En función del sector al que te dediques podrás  decantarte por un tipo de vestimenta u otro. Si no se requiere dress-code muy estricto puedes optar por el llamado business casual. Es decir, no necesitas traje y puedes combinar chaqueta, pantalón y camisa. Esta menor rigidez puede hacernos relajar nuestro umbral de elegancia y entra en juego saber combinar distintas tonalidades, texturas y tejidos.

Para saber combinar estas tres premisas influye de sobre manera el ámbito en el que nos movemos, por dónde nos movemos y con quién nos movemos. No será lo mismo si visitas una obra, que  debes ir con colores claros para minimizar el efecto polvo y la suciedad, que si eres un comercial de servicios funerarios que debes vestir colores oscuros por respeto a los familiares del fallecido.

En ambos casos, estamos vistiendo en función de las circunstancias. El primero, encargado de obra, llevará combinaciones discretas en colorido y acorde al ambiente laboral por donde se mueve. El segundo jugará con la cercanía y, a su vez, profesionalidad del cargo que representa.

Shopping Experience: Haz que tu cliente viva la experiencia

Últimamente escuchamos hablar mucho del marketing de experiencias y del “shopping experience”. Ambos términos confluyen en un mismo punto: hacer de la compra no la típica transacción económica entre la marca y el cliente, sino una experiencia que dure mucho más que la vida del producto comprado. El precio es muy importante, y se ha hecho más relevante durante la última crisis, pero también es muy importante para la fidelización del cliente el trato y la experiencia que tenga en el punto de venta.

Para poder hacer efectiva esta experiencia es fundamental diseñar una estrategia de comunicación completa, desde el punto de venta físico, al online, al mensaje y actividad en Redes Sociales y que esta sea común en todos los departamentos de la empresa. Hoy no se concibe una marca que no comunique sus productos o estrategias a través de las redes sociales. ¿Qué red social elegir? Eso depende del sector de tu empresa, pero en moda lo normal es usar Instagram y Facebook. Sin olvidar un buen blog donde compartir contenidos de calidad y twitter donde comunicar en 140 caracteres.

Hoy el cliente, antes de ir a la tienda física, ha pasado un buen rato en las redes sociales buscando complicidad con la marca. Del mismo modo, que a veces ocurre lo contrario, primero visitan la tienda física donde el vendedor tiene que hacerle sentir especial y exclusivo, para terminar comprando desde el sofá de casa y con un solo click. Efecto conocido como showrooming.

Para llevar a cabo todos estos fenómenos la clave es la fuerte penetración que hoy en día tiene el Smartphone. Las marcas que tenemos presencia en los dos canales, online y offline, tenemos siempre la discrepancia de hacer que el cliente no se pierda en el camino que va desde el Smartphone a la tienda y viceversa.

Y para ello es muy importante la comunicación a través de las redes sociales y hacer que la compra vaya más allá. De ahí que no queramos ser una marca de moda, queremos ser un estilo de vida. No es fácil conseguirlo, pero la buena formación de los equipos de venta en la tienda física es crucial. Puesto que la venta online es más fría y no interviene el factor humano, en el punto de venta físico es donde el cliente percibe la filosofía de la empresa.