Formas de llevar un pantalón

Formas de llevar un pantalón

Al principio los trabajadores vestían los pantalones de algodón por su comodidad. Actualmente convive con el vestir normal. Mantiene la esencia como recurso estilístico, pero con la incorporación de distintos modelos y hechuras los han vuelto más sofisticados y totalmente de moda y en tendencia. Hoy cualquier outfit con un pantalón de algodón puede usar para un vestir casual o sport con americana y camisa con corbata o sin ella, según sea el caso.

Formas de llevar un pantalón

Formal: Igual se puede usar con pajarita o corbata. Siempre con americana. Un outfit muy sofisticado y elegante te permitirá ir al trabajo, reuniones o comidas laborales. Nunca desprecies el pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta. El zapato será definitivo para definir la formalidad.

Sport: Sustituyendo la pajarita o corbata por un sueter cambia radicalmente tu outfit. Iras igualmente de elegante pero tu presencia cambiará. Quizás no sea lo ideal para acudir a tu oficina, salvo que pertenezcas al gremio de diseñadores informáticos, publicidad….que permiten un vestuario más informal pero sin perder la buena presencia.

Casual: Vistiendo solo con una camisa o jersey, el pantalón de algodón toma un total protagonismo. Debe combinar bien ambas prendas, puesto que al ser dos prendas únicas cualquier error tomara especial protagonismo.

Cómo mantener el armario en perfecto estado

Cómo mantener el armario en perfecto estado

El buen mantenimiento del armario es esencial para mantener tu estilo y elegancia. Te vamos a dar unos consejos que bien utilizado te serán de gran utilidad.

Cuida tus zapatos: Pasa un trapo mojado y restriega bien las líneas de los ribetes con el cepillo. Aplica la crema en varios sitios con el paño y extiéndela de forma circular. Para darle brillo, puedes mojar el paño en un poco de agua, es algo que funciona bien para la piel. Después cepilla todo el zapato durante cinco minutos. Cepilla la puntera con un paño limpio. Y por último, coge un pelín de crema y con mucho cuidado, repasa los bordes y el talón.

Protege tus trajes: Nunca tendrás suficientes portatrajes, aunque úsalos solo si sabes que nos va a ponértelos en un tiempo.

Usa hormas: Triplicara la vida de tus zapatos, sin exagerar. Al guardar los zapatos después de todo un día de uso, mete en su interior papel de periódico húmedo.
Cómo mantener el armario en perfecto estado

Aprende a planchar: No es tan complicado si tienes los materiales adecuados. Así que ya sabes, la próxima vez que visites el hiper, pásate por la sección de planchas de vapor.

Salvemos las ballenas: No, no hablamos de los cetáceos sino del artilugio de plástico duro que suelen venir bajos los cuellos de las camisas y que son especialmente útiles cuando las usamos con corbata, pero que además, ayudan a conservar las formas de tus camisas si las dejas puestas al meterlas en la lavadora.

Que no debe hacer un hombre elegante en su primera cita

Que no debe hacer un hombre elegante en su primera cita

La barba está de moda. Hay a mujeres que les gusta el hombre varonil con ella, y también, quien no les gusta. Sea cual sea el caso no debes acudir a tu primera cita con barba de dos días. Si la besas, la dejaras roja, y no precisamente de rubor. O afeitado y suave, o barba cuidada y recortada.

Igualmente el perfume. Los hombres somos de extremos. Mejor pecar por defecto que por exceso. Con cuatro vaporizaciones es suficiente, repartidos entre el torso y el cuello. Si se desmaya, que sea de emoción, no de intoxicación de vapores etílicos.

Que no debe hacer un hombre elegante en su primera cita

¿No te gustaría terminar la noche con una escena de película en su portal? Entonces debes cuidar lo que cenas esa noche. Cuidado con el ajo y la cebolla. No pierdas el partido antes de empezar. Lleva siempre a manos unos chicles mentolados. Te sacarán de más de un apuro.

En una de las primeras partes que se fija una mujer son las manos. Si están cuidadas, la darás seguridad. Además, dirán de ti que eres aseado y te lo agradecerá cuando tengas que tocarla.

Normas para llevar bien una chaqueta

Normas para llevar bien una chaqueta

Llevamos varias temporadas con un auge importante en la venta de chaquetas en nuestra cadena de tiendas. Es debido a las fluctuaciones típicas del mercado. Después de años de estar en tendencia el traje, los clientes tienen varios modelos y colores en el armario y deciden, cuando salen de compras, optar por las múltiples funcionalidades y versatilidad que ofrece la chaqueta.

Hay pocas prendas que permitan tantas posibilidades. Igual nos vale para vestir clásico como informal. Además, debido a las buenas temperaturas que gozamos, hace que gran parte del año no llevemos abrigo pasando a ser la verdadera protagonista frente a las personas con las que convivimos a diario.

Normas para llevar bien una chaqueta

Por este motivo, debemos encajarla bien en pecho y espalda no dejando a la vista ninguna arruga. Destruiría nuestra elegancia. No debe quedar justa en la cintura abrochando holgadamente. Realmente la chaqueta nace en los hombros y su unión con la manga. Otro punto importante es el largo. La tendencia actual es acortar la chaqueta respecto a años anteriores. Depende de tu talla, pero en función de esta, el largo debe estar en 72-74 cms frente a los 76-78 cms de años pasados.

Si quieres mejorar tu imagen, y seguro que quieres, de otra manera no estarías leyendo este artículo, hay un aspecto fundamental y que no siempre el cliente sabe. La expresión máxima de elegancia es descubrir el puño de la camisa 2 cms por debajo de la manga de la americana. Y si usas gemelos no aplicar esta norma sería imperdonable.  La chaqueta puede tener una o dos aberturas en la espalda. Nos permite sentarnos cómodamente, acceder con facilidad a los bolsillos del pantalón. La abertura proviene de principios del siglo XX cuando en el campo esta prenda era usada para montar a caballo. Otro detalle muy importante para realzar tu elegancia, y que deberías usar independientemente de vestir clásico o informal, es el pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta.

Normas para llevar bien una chaqueta

Las chaquetas hoy en día son de uno o dos botones. Las más modernas, informales y juveniles son de un botón. Las más clásicas y formales, de dos. Cuando usemos chalecos, otra prenda en tendencia, tienes que llevar desabrochada la chaqueta, si no es así, siempre abrochada el botón superior. Desabróchatela sólo cuando estés sentado en comidas de trabajo, reuniones o tu mesa de escritorio.

La fuerza de un buen traje

La fuerza de un buen traje

Un hombre que viste bien es un hombre que se siente poderoso. Que las hechuras de tu traje queden en su sitio perfecto, quede bien y sienten como deben, sube tu autoestima y moral. Sin embargo, mina tu ánimo si ocurre lo contrario, es decir, que las hechuras no se adaptan bien a tu cuerpo, si la chaqueta te queda justa, la americana se abre y las solapas no quedan en su lugar.

Un hombre elegante y con los pantalones bien puestos debe hacer que el largo de la parte de atrás llegue justo al tacón del zapato.  El traje para imponer respeto no tiene que ser gris o negro. Diferentes tejidos o estructuras de confección pueden hacer del traje un elemento tremendamente confortable. Una chaqueta desestructurada, e incluso de algodón, pueden reforzar tu personalidad. Como novedad en las últimas temporadas es la inclusión de elastano.  Tejido que imprime una comodidad a la prenda digna de mención y hace que hombre que lo prueba, solo quiere repetir este tejido. Ocurre igualmente con camisas y pantalones.  Parecerá ir en camiseta y vaqueros cuando en realidad llevas un traje de infunde un gran respeto a quien te ve y observa.

La fuerza de un buen traje

Aunque si es traje clásico y tradicional, por ejemplo, de lana, te puede durar mucho tiempo. En cuanto a colores, la recomendación siempre será colores como azul marino o gris. Sientan bien a todo el mundo y sirve para todas las situaciones.

Para hombres más transgresores, la opción es jugar con las texturas o colores más atrevidos, por ejemplo, granate o azul Klein. También tienes la opción de raya diplomática o traje de terciopelo.

GUÍA PARA COMPRAR EN REBAJAS

El invierno ha llegado, tarde pero ha hecho su aparición. Y tú todavía estás a tiempo de rentabilizar tus compras de temporada en el outlet de www.pacocecilio.com donde encontrarás precios increíbles hasta finales de febrero.

A continuación, hacemos un repaso de nuestros must de invierno que no deberían faltar en tu armario:

  • JERSEY: En estos días fríos e invernales un buen jersey es la mejor elección. Cuellos chimenea con botones y cremallera, chaquetas de botones o alamares son nuestras propuestas.
  • CAMISAS: Cuantas más posibilidades de combinar tengas con otras prendas, más estilos podrás lucir. Y las camisas son la prenda básica por excelencia. Las camisas La Vespita, Slim-fit 100 % algodón, en cuadro o liso siempre cuidando los detalles son las preferidas por nuestros clientes más jóvenes. El tejido Oxford 100 % algodón es el protagonista de las camisas La Española: puedes elegir rayas, cuadros o lisos con una hechura semientallada. Sin embargo, la amplia colección de camisas Paco Cecilio predominan los cuadros teniendo un amplio abanico de colores para combinar con cualquier pantalón o jersey. 
  • ZAPATOS: Somos amantes del calzado y se demuestra en nuestra amplia colección. Puedes elegir entre modelos monstrak, de una o dos hebillas, Oxford liso, sin ninguna ornamentación, y Oxford full-brogue, perforaciones en puntera, costuras y palas, mocasín de borlas y un largo etcétera en vestir formal. Si tu estilo es casual, en nuestra e-shop tenemos sneakers, naúticos y botas de serraje que te cautivarán.

Una máxima en el buen vestir: La hechura

El saber vestir es un proceso que se adquiere a lo largo de los años y que está al alcance de todo el mundo que se deje asesorar y preste atención a nuestros consejos.

Hoy vamos a hablar de la hechura. Cada hombre tiene unas medidas corporales y unas características físicas que lo hacen único. No a todos los hombres les sienta igual la misma talla de americanani el mismo corte de pantalón porque cada cuerpo es diferente.

De igual modo ocurre con la camisería. Todo el mundo no puede utilizar  una camisa custom-fit o slim-fit. Este tipo de hechuras están pensadas para cuerpos atléticos y musculosos. Hombres entrados en kilos deben usar patrones rectos, regular-fit, tanto en traje como camisería.

Otras normas como que el pantalón caiga de forma natural, sin formar arruga en el zapato, o que la camisa siempre asome por debajo de la manga de la americana, son también signos de haber escogido las hechuras correctas.

Una hechura impecable debe hacer que el cuello de la americana descanse perfectamente sobre el hombro, las solapas de la chaqueta deben tocar ligeramente el exterior del borde de la camisa y los botones abrochen sin hacer arrugas en la cintura. Pero vamos a profundizar un poco más: La parte derecha e izquierda son semejantes, pero no iguales. Por eso debes saber qué hechura es la que más te favorece y cuál la que mejor disimula nuestros defectos.

Igualmente, una hechura puede disimular un hombro caído o una pierna más larga que otra. Por todo esto, no debe extrañar que un mismo hombre parezca más grueso o más delgado en función de la hechura de la camisa.

En definitiva: una hechura correcta es aquella que saca lo mejor de cada hombre.

Sí a las prendas acolchadas

Las prendas acolchadas son muy propias del invierno, un tejido que se elabora introduciendo algodón, o fibras sintéticas, entre dos telas y después se pespuntea. Normalmente estas prendas de abrigo suelen utilizarse para looks más sport y también para actividades deportivas.

Son confortables, ligeras y están representadas principalmente en la colección de Paco Cecilio por la marca El Caballo.

Las prendas acolchadas El Caballo tiene un ADN único y diferenciador que ha transmitido la autenticidad y el empaque de la marca a lo largo de sus más de cien años de historia.

Y a modo de curiosidad, os dejo una pincelada sobre la historia del chaleco, todo un relato de idas y vueltas. Nació vinculado al traje y hoy es una prenda de abrigo que se puede llevar tanto como prenda interior, como exterior encima de americanas, jerséis o camisa. ¡Larga vida al chaleco!

 

 

PARTES DEL ZAPATO

El zapato se divide en tres partes principales: suela, empeine y forro.
La suela es la parte que está en contacto con el suelo y su función no es otra que proteger el pie. Suelen estar fabricadas en piel o ser de goma.

El empeine es la parte que envuelve el pie. Define el estilo del zapato y será de piel, o tejido, según el modelo.

El forro es la parte del zapato que rodea el pie. Su función es absorber el sudor, por eso recomendamos que sea de piel. De esta forma además del confort, también evitará problemas de sudoración o alteraciones en la piel.

En Paco Cecilio damos mucha importancia a las tres partes clave del zapato, sobre todo en el forro -al igual que hacemos con los detalles de la ropa-. Evitamos caer en la rutina y jugamos mucho con la suela, los cordones, las costuras y el forro, estampados, lisos o de contrastes para obtener un resultado único.

Noche de Reyes: Regala estilo e ilusión

La Noche de Reyes es pura magia, pequeños y mayores esperan con ilusión la llegada de sus majestades de Oriente y, por supuesto también, quieren encontrar, entre los regalos, lo que llevan meses esperando… ¿Acertarán este año? Seguro que con estas pistas sí.

Sí rotundo a los complementos
Sneakers, mocasines, cinturones… los complementos son recurridos y además gustan. ¿Porqué no regalarlos? Siempre viene bien tenerlos y además suman mucho estilo a cualquier look.

Regala alegría
Detrás de cada regalo hay una ilusión proyectada, un mensaje implícito. Este año os proponemos regalar optimismo, color… Las prendas de La Vespita o los jerséis y camisas de Paco Cecilio lo transmiten bien y seguro se acordarán de ti cuando lo lleven puesto.

Apuesta por lo clásico
Una americana, un zapato que no pasa de moda, una camisa blanca, un jersey… son regalos que refuerzan el fondo de armario, y también la imagen. Para los amantes del estilo encontrarán en estas prendas el regalo perfecto, tanto para recibir como para hacer.