Cómo viste nuestra clase política II: Los políticos españoles mejor y peor vestidos

Si en el post del pasado martes Cómo viste nuestra clase política I hicimos una panorámica general de la forma de vestir de nuestros políticos y los errores comunes, hoy es momento de analizar el estilo de los mejores y peores vestidos.

Los mejor vestidos:

 

Albert Rivera
Posee una estupenda figura gracias a su pasado deportista. En sus inicios, apostaba por estilismos informales, no usaba corbata e incluso acudía al Parlament en vaqueros. Ahora, sin embargo, en el Congreso suele usar traje Slim-fit, corbata de pala estrecha, pantalón pitillo y camisas con elastano. Elementos que le dan un aire juvenil sin perder la elegancia.

Pedro Sanchez
Otro que su figura juega a su favor, fue jugador de baloncesto en el Ramiro de Maeztu.  Se mueve entre un estilo moderno y cómodo con los pantalones estrechos y las americanas muy ajustadas y cortas, acentuadas por su altura. Lleva como pocos la camisa blanca remangada a las mangas y tiene un estilo impecable.

 

Borja Sémper
Lleva como nadie el “sport chic”. Usa la chaqueta y la zapatilla deportiva con éxito y tiene un estilo propio muy diferenciador con camisas de cuadros, chinos entallados, zapatillas de deporte o camisas vaqueras. E igual viste americana entallada con camisa de cuello italiano. Aunque también sabe ponerse un traje.

Pablo Casado
Siempre viste de forma muy elegantey clásica aunque siempre apuesta por el slim – fit.. Sus camisas cuello italiano y blazer azul marino casi nunca faltan en sus outfits. Da igual que lleve traje o look casual con americana, tiene una elegancia innata que transmite muy bien en sus comparecencias públicas y televisivas.

Alberto Núñez Feijoo
El gallego también se cuela entre los mejores vestidos de nuestra clase política. Es uno de los representantes públicos que más colores usa en sus looks y eso le hace destacar sobre la monotonía del resto de la clase política. A pesar de usar  gafas, sabe llevarlas muy bien y hace su rostro muy atractivo y seductor.

Los peor vestidos

 

David Fernández
El político catalán de la CUP siempre viste camisetas con mensajes y tanto sus lemas, como su ropa son acordes con su ideología política. Sabe muy bien lo que hace y lo que representa buscando siempre calar con sus reivindicaciones, lo que no quita que tenga un estilo muy poco apropiado. A pesar de ello es uno de los políticos más valorados en Cataluña.

Oriol Junqueras
Trajes muy grandes, mangas muy largas, hombreras caídas… está claro que el hábito no hace al monje.  Casi siempre lleva camisa blanca y chaqueta azul, o gris, muchas veces por fuera del pantalón. A veces combina el marrón con el negro. Dos colores que nunca se deben combinar entre sí.  Mi consejo para una persona entrada en kilos sería una chaqueta cruzada con doble botonadura para disimular la barriga.

 

Alberto Rodríguez
Hay una imagen que pasara a la historia moderna de España. No es otra que la sesión constitutiva de las Cortes observando al clásico Mariano Rajoy viendo votar al diputado de Podemos con rastas. Cuando uno está en una institución representando a unos ciudadanos  se debería mostrar respeto por la responsabilidad que le ha sido asignada.

Análisis de estilo

El pasado lunes día 28 de Julio tuvo lugar el primer encuentro entre el Presidente del Gobierno y el nuevo líder de la oposición. La reunión se produjo días después de que, Pedro Sánchez, fuese nombrado nuevo secretario general de los socialistas. Una cita ineludible para la política, pero también para nuestro blog, y como Escuela del Buen Vestir, analizamos el Estilo de nuestros dos referentes políticos.

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, optó en esta ocasión por una americana y pantalón de diferente color, una elección -a mi juicio- equivocada. Para ser el primer encuentro formal entre los dos líderes políticos en el Palacio de la Moncloa, la reunión requería un traje de color oscuro, puesto que el encuentro se produjo pasadas las 18:00 horas.
Quizás Mariano Rajoy quiso dar un aire más informal al encuentro, cosa que su contrincante político no hizo puesto que eligió un traje de color oscuro. Otra cosa es analizar el outfit de Pedro Sánchez, que desmigaremos en estas líneas.

Volviendo a Mariano Rajoy, y a pesar de no llevar la indumentaria adecuada, se le notó mucho más suelto y experimentado en estas lides. Pedro Sánchez nunca debió desabrochar la americana… Gesto que, por ejemplo, Mariano Rajoy no hizo. El hecho de desabrocharse la americana significa, por un lado poca experiencia en actos formales, mal asesoramiento de protocolo y nervios y por otro dejar a la vista el primer error que vamos a analizar en este post: el largo de la corbata nunca debe sobrepasar el ancho del cinturón. El segundo error de Pedro Sánchez fue que en ningún momento dejó ver el largo de la manga de la camisa por debajo de la manga de la americana. Y el tercer error del nuevo líder de la oposición, del que las mujeres hablan maravillas de sus encantos físicos, fue no utilizar el modelo de zapato adecuado para una tarde de Julio donde el mercurio se acerca a los 40 º C.

Dicho todo esto, he de señalar que el PSOE ha ganado infinitamente en imagen en comparación con sus predecesores, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Luís Rodríguez Zapatero, que en ningún momento han sido embajadores de la clase y la elegancia en el vestir.

Volvamos de nuevo al Presidente del Gobierno, el que desde mi punto de vista, en ningún momento debería haber optado por un outfit tan sport para este primer encuentro con el nuevo líder de la oposición. Es más, incluso el bajo del pantalón, largo y con arrugas, como acostumbra habitualmente, lo llevaba el dobladillo con vuelta.

Y siguiendo con los encuentros de autoridades, al día siguiente, martes 29 de julio, Pedro Sánchez fue recibido por el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela. Bien por iniciativa propia, bien por consejo de sus asesores, su total look fue radicalmente diferente. En este caso llevaba un traje gris marengo mucho más entallado, los hombros mucho mas encajados, un perfecto largo de las mangas de la americana, la pierna del pantalón mucho mas entallada, el largo del pantalón en su sitio y el zapato adecuado.

Del Rey Felipe VI solo decir que, y siempre a mi juicio, es quizás la persona más elegante de España. Tiene altura y cuerpo para lucir lo que se proponga.

Cómo no acudir a una Comunión. ¿Ha perdido el hombre su esencia en el vestir?

Este fin de semana he vivido un hecho llamativo y relevante en el vestir del hombre. He acudido a la toma de la 1ª Comunión de un grupo de niños, que ilusionados y emocionados, tomaban el cuerpo de Dios por primera vez.
La Iglesia es un termómetro perfecto para evaluar cómo viste el hombre. La nota es suspenso, pero además insuficiente con obligatoriedad de recuperación en Junio y Septiembre, utilizando el símil de la época escolar que nos encontramos.

Quiero hacer una aclaración en este punto: La diferencia de vestir y expresar la elegancia entre el hombre y la mujer. Ella siempre bien peinada, acudiendo esa misma mañana a la peluquería a peinarse y maquillarse, bien vestida y bien calzada, con clase y estilo. Por otra parte, como debe ser. Primero por tu propia imagen y segundo por respeto al lugar Santo que visitas, y en tercer lugar, y más importante, por respeto a esos niños que tomaban su 1ª Comunión. Él merece una mención especial. Sentí vergüenza ajena al ver cómo acudieron la mayoría de los hombres a la Iglesia. Por respeto a la Iglesia, y sobre todo a esos niños, es recriminable la presencia de muchos hombres a un evento tan importante. Sin cuidar el cabello, con camisas de sport de manga corta, pantalones de sport de cinco bolsillos, mocasines… Looks más propios de una fiesta de verano en un bonito jardín para dar la bienvenida a la nueva estación.

En una celebración tan importante eran muy pocos los hombres que aprobarían un hipotético examen de protocolo y vestimenta. Es cierto que cuando envías invitaciones para la 1ª Comunion no incluyes dress-code, pero debe estar en cada uno el ir adecuadamente vestido. Se podían contar con los dedos de una mano y, quizás, me sobra algún dedo.

Por no hablar de esa moda, que particularmente rechazo de pleno, de vestir traje sin corbata. El traje es la pieza más elegante que tiene un hombre en su armario y desde aquí reivindico su correcto uso. Mención especial haré también al uso de los colores, que en este blog hemos escrito algún post dedicado específicamente a este importante asunto de protocolo.

A partir de las 18:00 de la tarde no deben usarse colores claros, como el beige en un traje, el celeste en una americana o el blanco en un pantalón para acudir a un acto religioso. Al caer el sol se debe usar el azul marino o gris marengo, principalmente con zapato negro o marrón oscuro. También es importante resaltar, que tanto el hombre y la mujer que conforma una pareja deben ir compartiendo estilos, que no colores. No es necesario que la corbata del hombre combine con el vestido de ella, o el bolso de ella con la camisa de él. Esta es una tradición más propia de nuestros padres que de los tiempos modernos. Pero sí aconsejable que sus estilos sean complementarios, es decir, que uno no acuda demasiado bien vestido y la pareja demasiado sport.

Y por último me referiré a las mangas y los bajos de los pantalones. Las composturas de sastrería me llaman especialmente la atención. Paso muchas horas en mis tiendas, incluso tengo el placer de atender personalmente a muchos de mis clientes, y hacen mucho hincapié cuando compran prendas y tenemos que hacer composturas que, por ejemplo, el bajo del pantalón quede a la altura correcta del zapato. Bueno, pues para tranquilidad del párroco, el sábado la iglesia quedó barrida a la salida de los invitados. No vi un solo bajo de pantalón en su sitio correcto. Por no hablar de los largos de las mangas. He repetido hasta la saciedad que la elegancia dicta la camisa siempre descansando, al menos, dos centímetros por debajo de al manga de la americana.

Desde este blog no desfallecemos, de hecho es su principal objetivo: crear un escuela del buen vestir. Seguiremos reivindicando las buenas maneras y formas en el hombre, y pretendemos ser una ayuda y referente.