LA VIDA DEL BLOGGER

Los bloggers somos prescriptores de moda. En algún caso, como el mío, tenemos nuestra propia marca y cadena de tiendas offline y online. El fin siempre es el mismo: hablar de moda en internet y subir a nuestro blog las fotos de nuestras creaciones y puntos de vista hablando sobre qué es para nosotros la moda, las tendencias o marcas y además mantener activas nuestras redes sociales, sobre todo Facebook e Instagram.

Los llamados influencers son una parte más de la industria de la moda. El mundo blogger ha cambiado mucho últimamente. Las firmas de moda empezaron a trabajar con ellos y hoy somos una pieza clave en las estrategias de marketing. Somos muy rentables si encajamos con el target de la marca, reforzamos la reputación online y llegamos a un público a los que antes no teníamos acceso.

El trabajo de blogger no es sencillo puesto que exige una renovación e innovación continua. El mundo de la moda es muy cambiante y es necesario adaptarse continuamente. Las redes sociales son herramientas vitales hoy en día, y conocer su uso se hace vital.

Para llegar a tener influencia se requiere un esfuerzo diario sin tener en cuenta si es laboral o fin de semana. Nos debemos a las marcas y los clientes,y estos están conectados las 24 horas del día los siete días de la semana. Por eso este trabajo no es tan fácil como muchos creen. Somos autónomos y no podemos casi ni ponernos enfermos. Es la crudeza del trabajo por cuenta propia.