Consejos para aprender a combinar el color de tu ropa

Combinar colores y prendas es un arte con el que pocos nacen y muchos aprenden a lo largo de la vida. Aunque por mi experiencia os puedo contar que muchos hombres no lo hacen nunca y, es más, se convierte en un verdadero quebradero de cabeza durante toda su vida.

A la hora de comprar solemos, principalmente, fijarnos en el escaparate y, posteriormente, dejarnos asesorar por el vendedor de la tienda. Es muy común que el hombre entre en la tienda y pida el look completo del maniquí del escaparate. Es una liberación para muchos de ellos, pero si quieres empezara decidir por ti mismo toma nota:

El vendedor nos mostrará las últimas novedades y tendencias de la colección y nos asesorará en función de la morfología de nuestro cuerpo, rasgos físicos, color de piel y cabello, etc… Escúchale y pon en valor sus sabios consejos.

En los últimos tiempos, y cada vez más, leemos en blogs de moda escritos por influencers y nos dejamos llevar por sus recomendaciones y sus consejos nos pueden resultar de gran utilidad.

A la hora de elegir puedes optar por los colores básicos con los que nunca se falla y además son fáciles de combinar: blanco, celeste o rosa en camisería; marino y gris marengo o negro en pantalones y azul marino en traje o chaqueta. Además tanto si compras dos o más prendas, como si solo compras una, seguro puedes combinar con las prendas que tienes en tu armario.

Si por el contrario, eres de los que te gusta arriesgar y salir de la monotonía entonces tendrás que buscar consejos en blogs de moda, leer revistas sobre estilo, escuchar a los profesionales de las tiendas para que te asesoren y arriesgar. A veces se gana… y otras se aprende.

LA VIDA DEL BLOGGER

Los bloggers somos prescriptores de moda. En algún caso, como el mío, tenemos nuestra propia marca y cadena de tiendas offline y online. El fin siempre es el mismo: hablar de moda en internet y subir a nuestro blog las fotos de nuestras creaciones y puntos de vista hablando sobre qué es para nosotros la moda, las tendencias o marcas y además mantener activas nuestras redes sociales, sobre todo Facebook e Instagram.

Los llamados influencers son una parte más de la industria de la moda. El mundo blogger ha cambiado mucho últimamente. Las firmas de moda empezaron a trabajar con ellos y hoy somos una pieza clave en las estrategias de marketing. Somos muy rentables si encajamos con el target de la marca, reforzamos la reputación online y llegamos a un público a los que antes no teníamos acceso.

El trabajo de blogger no es sencillo puesto que exige una renovación e innovación continua. El mundo de la moda es muy cambiante y es necesario adaptarse continuamente. Las redes sociales son herramientas vitales hoy en día, y conocer su uso se hace vital.

Para llegar a tener influencia se requiere un esfuerzo diario sin tener en cuenta si es laboral o fin de semana. Nos debemos a las marcas y los clientes,y estos están conectados las 24 horas del día los siete días de la semana. Por eso este trabajo no es tan fácil como muchos creen. Somos autónomos y no podemos casi ni ponernos enfermos. Es la crudeza del trabajo por cuenta propia.

LOS TIEMPOS CAMBIAN, LA MODA TAMBIÉN

Todos estamos cambiando: vivimos una época apasionante donde las Redes Sociales, además de globalizar, también están ayudando a cambiar costumbres, algunas muy antiguas como las colecciones que las marcas de moda y diseñadores empezaron a hacer en 1.943.La gran mayoría de las marcas trabajamos las colecciones con casi 6 u 8 meses de antelación. Hoy esto ya se ha quedado atrás. Los influencers publican en sus perfiles de Instagram, Twitter o Pinterest las nuevas prendas que están desfilando en ese mismo momento y los clientes quieren comprarlas en tiempo real. Su paciencia no espera tanto tiempo.

Lo que parecía una locura hace 30 años, y que luego ha resultado un éxito rotundo, parece que ahora llega a todos los segmentos de la moda y es el ‘Just time’ (en castellano justo a tiempo). Se trata de una filosofía de trabajo basada en la idea de fabricar tan solo en función de la demanda. Esto, unido al cambio climático, hace que las marcas hayamos pasado  de dos colecciones al año a cuatro, seis, y en ocasiones, ocho. Son las llamadas crucero, pre-fall además de los productos cápsula.

Otro factor determinante está siendo la costumbre, acrecentada en los años de la crisis, de los clientes a comprar con rebajas y grandes descuentos. Aquí toma protagonismo la venta online, donde el cliente es muy cautivo del precio rebajado, la promoción agresiva o las grandes liquidaciones de los Marketplaces.

Todos estos cambios marcan el proceso productivo y por consecuencia los riesgos de stock y margen de las marcas. Al aumentar la apuesta por la fabricación habrá costes superiores por la compra anticipada de materia prima y los talleres tendrán que trabajar sin capacidad de corregir con el consiguiente riesgo que esta práctica conlleva.

Si la moda ya era complicada, ahora lo será más. Será aún más importante escuchar al cliente y que dicen de nosotros en internet. Ahora más que nunca tomaran el poder.  Sus opiniones siempre han sido importantes para las marcas, pero ahora las redes sociales posibilitan por un lado escucharles y por otro, y no menos importante, ser prescriptores de tu marca si su experiencia de compra en la tienda ha sido satisfactoria.