Elegancia masculina en 5 pasos

Vestir elegante no tiene que ser algo reservado sólo para bolsillos privilegiados y gente adinerada. Un gentleman cuida su armario y siempre tiene un buen fondo de armario y complementos que pueda sacarle de mil y un apuro y servirle para múltiples ocasiones. Aprende a desarrollar tu elegancia sacándote partido con estas pinceladas básicas sobre moda masculina.

  1. Trajes: Los trajes parece que sólo se pueden usar en ocasiones muy formales y no siempre es así. Hay trajes para cada ocasión. Incluso para vestir, más o menos, informal. Por ejemplo, en verano, con las altas temperaturas, un traje beige en las horas centrales del día es un acierto y un color al que sacar partido. Sin embargo, una raya diplomática o un Príncipe de Gales, es el paradigma del buen gusto mientras que el traje de tres piezas con chaleco, que cada año viene con más fuerza, estiliza la figura del hombre con buena estatura.
  2. Alternativas al traje: Si la opción es no ir con traje, la chaqueta es la solución. Aquí entra en juego tu imaginación, atrevimiento y personalidad. El hecho de poder prescindir de la corbata multiplica tus posibilidades. Ahora es tendencia uno o dos ojales y jugar al contraste, lo que aporta colorido.
  3. Camisas imprescindibles: Conseguir que el traje y la camisa combinen es la meta de todo hombre que quiera ser elegante. Si antes hablábamos de prendas básicas y fondo de armario, la camisa blanca y celeste nunca debe faltar. Son un comodín para cualquier color de traje y corbata.
  4. Pantalones: Un pantalón negro, otro marino y otro en gama de colores tierra (beige o tostado) son básicos en el armario masculino. Lo mejor es elegir de algodón con elastano. Notaras la diferencia y no querrás otra composición.
  5. Complementos: Dar un toque elegante con corbata o pajarita es cuestión de gusto personal. La corbata atrae menos miradas que la pajarita, que expresa mucho más la personalidad de quien la luce. El uso de la pajarita exige que seas atrevido y te hayas liberado de muchos complejos. No todos los hombres se atreven a usarlas.

CAMISA BLANCA: La máxima del armario masculino

No hay una prenda más combinable, dentro del armario masculino, que la camisa blanca porque es sencilla a la vez que elegante. Cómoda a la vez que versátil. Desde nuestra Escuela del buen vestir siempre recomendamos tener, como poco, un par de ellas porque encajan con cualquier estilo y tampoco entienden de edad.

Es un básico que se sacara de muchos apuros: un comodín valido para looks formales, casual, sport e incluso, gala. De ahí que sea una máxima.

Durante la primavera y el verano, y en ambientes laborales, podrás usarla con traje y te dará versatilidad para que puedas combinarla con cualquier color. Recuerda: por el día podrás llevarla con trajes claros y por la noche con colores oscuros.

También para los fines de semana es el complemento ideal. La podrás usar tanto en looks de ocio como en una escapada romántica. Además es una prenda con un espíritu muy deportivo. Unos vaqueros y un mocasín te darán un aire muy sport si es lo que estás buscando.

La evolución del traje a lo largo de los años

A lo largo del siglo pasado el traje tuvo muchos cambios. Las solapas, el número de botones en la chaqueta, el largo de la misma, los pliegues del pantalón…. Todo ha ido cambiando, y evolucionando, con los años. Incluso el uso que se ha dado a esta elegante prenda.

Años 40:

Tiempo de hispters -más dandy- y de beats -más dejados- ambos son fruto de la cultura del jazz.

Años 50:

En esta década los hombros hay un retorno a las chaquetas de hombros anchos y las grandes solapas.

 Años 60/70: 

El traje se entalla con tres botones y la corbata se estrecha. Es la época dorada de los Beatles donde se convierten también en icono de la moda.

Años 80/90: 

Son los años de la bonanza económica y el ejecutivo empieza a vestirse impecablemente. Vuelven los hombros anchos y las solapas grandes.

Años 2000/10:

En la primera década de este siglo el traje sufre una montaña rusa. Pasamos de los botones, de tres a cuatro para volver de nuevo a tres y terminar de nuevo en dos. Desde el 2010 hasta la actualidad es cuando el traje se estiliza. Pasamos del corte clásico (Regular fit) a corte moderno (Custom fit), traje entallado con americana 4 cms más corta de largo.

CÓMO IR A UNA ENTREVISTA DE TRABAJO: El look que necesitas

La situación es complicada, el trabajo no mejora al ritmo deseado y algunas veces desaprovechamos las entrevistas de trabajo como oportunidad para conseguir un empleo por no ir vestido adecuadamente. Si después de andar y andar, dejar currículum en infinidad de empresas y comercios te citan para hacer una entrevista. ¿Cómo deberías ir vestido?

Hoy queremos ayudaros con estas pequeñas, pero valiosas, pautas:

1.- Debemos tener en cuenta una cosa. No es lo mismo una entrevista para un departamento comercial o ventas que un almacén o nave industrial.

2.- Si es el primer caso utiliza traje o, en su defecto, americana. El uso de corbata lo dejo a tu criterio en función de tu personalidad, pero úsala. Si es el segundo caso, puedes elegir un look más casual.

3.- Cómo vayas a la entrevista debes ir posteriormente al trabajo. Tu primera impresión ha sido muy valorada en el proceso de selección. Un error muy común es vestirnos de una manera que no refleja nuestra personalidad y luego acudir al trabajo con un atuendo completamente diferente. Como decía Oscar Wilde: “Nunca hay una segunda oportunidad para una primera impresión”.

4.- Sea cual sea tu elección lleva siempre el calzado adecuado y limpio. En todos los post insistimos en que el calzado puede mejorar un traje y también el caso contrario.

5.- Acude bien afeitado y peinado. Si tienes barba, recórtala.

6.- La entrevista no es una pasarela de moda. Evita colores estridentes.

7.- Procura, sea cual sea el estilo elegido, que todas las medidas sean correctas: bajo de pantalón, mangas de americana, entre otros pequeños detalles.

LA FORMA DE LO NUEVO: LA VESPITA

La moda italiana vivió sus mejores momentos en los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Estas dos décadas prodigiosas tuvieron un precedente en la posguerra: el “caso Vespa”. En el año 1946 se presentó la solicitud de patente del scooter más famoso del mundo. Un motor scooter es un vehículo de dos ruedas motorizado ideal para correr a toda prisa.

El scooter italiano de la posguerra, que fue capaz de conquistar con éxito los mercados más diversos, transforma el concepto que había visto la luz a principios del siglo XX. Hay que esperar hasta la década de 1920 para descubrir la británica Skootamota, o la silueta tosca pero sorprendentemente innovadora de la Unibus, verdadero coche de dos ruedas capaz de alcanzar las 25 millas por hora.

Al otro lado del Atlántico es el momento nace la Cushman Motor de Lincoln. Nacida en los albores del siglo XX como fabricante de motores de explosión la empresa Everett Cushman produce una serie de scooters de chapa forjada con el fin de incrementar las ventas de sus robustos motores de dos tiempos. Corre el año 1938 y, ese vehículo rudimentario deriva la afortunada serie de mil reencarnaciones que, en la década de 1950 compartiría con La Vespa en el mercado norteamericano.

Los scooters se mantienen fieles a su línea tradicional aunque algunos modelos se modernizan con la transmisión que sustituye al cambio de dos marchas. Es la primera vez que scooter significa eficacia y medio de transporte para la ciudad y trayectos cortos fuera de ella. Sin embargo,  este tipo de vehículo no acaba de despegar en Estados Unidos, quizá por la enorme oferta del mercado automovilístico y la comodidad de los modelos más económicos de cuatro ruedas.

Esta misma tradicionalidad se trasmite en nuestros modelos de camisa La Vespita aunando modernidad e innovación. Todas las prendas están confeccionadas en 100 % algodón con diseños vanguardistas y cómodos como en su momento fue la scooter. ¿Te animas a tener las tuyas? Combínalas y obtén los looks más desenfadados para esta primavera.

Nueva tienda Paco Cecilio en Sambil Outlet Madrid

El pasado viernes día 24 de marzo hicimos realidad un sueño. Un proyecto que vio la luz y que esconde detrás muchas horas de trabajo, esfuerzo y dedicación, pero como suele suceder nada en esta vida es gratis. En Paco Cecilio sumamos un nuevo punto de venta físico a su red de tiendas siendo, en esta ocasión, nuestro primer outlet en Sambil Outlet Madrid.

El perfil del consumidor ha cambiado, y el mercado también. Hoy por hoy la compra impulsiva ha sido sustituida por una compra más racional, más inteligente y buscando mantener nuestras señas de identidad como imagen, marca, diseño o calidad pero a un precio menor. Y son estas demandas del mercado lo que nos ha llevado a apostar por esta apertura y dar un paso más en nuestra expansión encajando con las demandas del mercado.

En la decoración de esta tienda hemos buscado inspiración en los outlets estadounidenses, maestros de este concepto, mezclando muebles funcionales con decoración rústica. Contamos con una gran luz natural, una amplia entrada y grandes escaparates que nos permiten que el cliente se sienta cómodo y pueda dedicar todo el tiempo que necesite a probar y escoger sus prendas.

Además, todo el espacio tiene una iluminación totalmente sostenible con el medio ambiente utilizando LED.

Una nueva tienda con la que buscamos convertirnos en un referente de compra low cost para los nuevos clientes de la marca. ¡Os esperamos para que podáis descubrirla en primera persona!

Shopping Experience: Haz que tu cliente viva la experiencia

Últimamente escuchamos hablar mucho del marketing de experiencias y del “shopping experience”. Ambos términos confluyen en un mismo punto: hacer de la compra no la típica transacción económica entre la marca y el cliente, sino una experiencia que dure mucho más que la vida del producto comprado. El precio es muy importante, y se ha hecho más relevante durante la última crisis, pero también es muy importante para la fidelización del cliente el trato y la experiencia que tenga en el punto de venta.

Para poder hacer efectiva esta experiencia es fundamental diseñar una estrategia de comunicación completa, desde el punto de venta físico, al online, al mensaje y actividad en Redes Sociales y que esta sea común en todos los departamentos de la empresa. Hoy no se concibe una marca que no comunique sus productos o estrategias a través de las redes sociales. ¿Qué red social elegir? Eso depende del sector de tu empresa, pero en moda lo normal es usar Instagram y Facebook. Sin olvidar un buen blog donde compartir contenidos de calidad y twitter donde comunicar en 140 caracteres.

Hoy el cliente, antes de ir a la tienda física, ha pasado un buen rato en las redes sociales buscando complicidad con la marca. Del mismo modo, que a veces ocurre lo contrario, primero visitan la tienda física donde el vendedor tiene que hacerle sentir especial y exclusivo, para terminar comprando desde el sofá de casa y con un solo click. Efecto conocido como showrooming.

Para llevar a cabo todos estos fenómenos la clave es la fuerte penetración que hoy en día tiene el Smartphone. Las marcas que tenemos presencia en los dos canales, online y offline, tenemos siempre la discrepancia de hacer que el cliente no se pierda en el camino que va desde el Smartphone a la tienda y viceversa.

Y para ello es muy importante la comunicación a través de las redes sociales y hacer que la compra vaya más allá. De ahí que no queramos ser una marca de moda, queremos ser un estilo de vida. No es fácil conseguirlo, pero la buena formación de los equipos de venta en la tienda física es crucial. Puesto que la venta online es más fría y no interviene el factor humano, en el punto de venta físico es donde el cliente percibe la filosofía de la empresa.

El nuevo cliente de moda masculina: Cómo compra el hombre

Hoy el hombre compra más moda, pero con una premisa: busca ahorrar tiempo y dinero. Este es un cambio claro de tendencia producido, sin lugar a dudas, por la crisis que hemos vivido durante casi una década. Dicha crisis ha dejado tras de sí un nuevo modelo de consumo. Es menos impulsivo y más racional y esta actitud se ha trasladado a todos los ámbitos de consumo, desde la alimentación hasta la moda.

Cliente omnicanal
A este cambio de mentalidad hay que sumar el perfil cada vez más digital de nuestro cliente: El ordenador es un gran escaparate global y las redes sociales cada día más influyentes. Nadie sale de compras sin haber comprobado y mirado modelos y precios en diferentes tiendas online para terminar, sobre todo el hombre, más reticente a la compra online, comprando en la tienda física. Ahora salimos de casa con la idea clara sobre el modelo, color, características y prestaciones de la prenda que buscamos. Las cifras son acordes: el comercio electrónico batió records el año pasado en España. El hombre está perdiendo respeto a las nuevas tecnologías y practica más usualmente el acto conocido como showrooming, es decir, visitar la tienda física, probar, tocar y terminar comprando en la web, o viceversa.

También se impone el modelo fast fashion impulsando las ventas entre los hombres. Las renovaciones continúas de colecciones, a diferencia de antes donde sólo había dos, revitaliza la visita a la tienda del mismo cliente. Hemos pasado de las clásicas colecciones de otoño-invierno y primavera-verano a renovar las colecciones una vez al mes y, en algunas ocasiones, colecciones capsulas cada quince días.

Importancia de la imagen
De la misma manera se aprecia más el cuidado de la imagen y la elegancia disparándose las ventas, tanto trajes como americanas. Sigue las tendencias, lee blogs y sigue a referentes de la imagen en Redes Sociales.

El precio sí importa
Ahora el precio se ha convertido casi en una obsesión, y cada día se acentúa más, sobre todo arrastrado por las grandes marcas de distribución textil que han revolucionado el mercado con bajos precios haciendo confundir al cliente. El cliente ha pasado de valorar la calidad de la prenda, la confección, el tejido, el diseño….y valorar que una buena prenda, y además, fabricada en España tiene un coste, a solo querer comprar producto barato donde todas estas virtudes, por motivos obvios y que no merecen la pena explicar, no pueden tener. En todas las calles comerciales, centros comerciales y núcleos urbanos de atracción turística se ha implantado las mismas marcas, haciendo desaparecer muchas enseñas locales que generan riqueza y puestos de trabajo en España.

En Internet busca los mejores precios y ofertas, productos con rebaja durante todo el año, y en las tiendas físicas está pasando exactamente igual haciendo difícil la supervivencia.

TRES CONSEJOS DE ESTILO PARA ESTA Navidad

A estas alturas del calendario nuestra agenda está inmersa de compromisos navideños. Antes de la llegada de las fechas clave de Nochebuena y Nochevieja, con sus correspondientes comidas de Navidad  y Año Nuevo, tenemos las cenas y encuentros con amigos, los cocktails de empresa y un sinfín de citas anuales a las que necesitamos acudir con estilo. Sigue estos 3 sencillos pasos y saldrás airoso de todos tus compromisos ¡llevando el estilo adecuado para cada ocasión!

Outfit chic para cenas con amigos
Las cenas prenavideñas con amigos son el mejor punto de encuentro para celebrar las fiestas y también para brindar con aquellos que no vemos tanto como deseamos. Obséquiales con un look chic: por ejemplo pantalónamericana y unos bonitos zapatos. Informal, pero impecable.

Marca estilo en tu cena de empresa
Sorprende a tus compañeros con un look que marque estilo. Sí, te ven a diario pero es una buena ocasión para reafirmar tu buen gusto y causar una buena impresión con tu imagen. Una camisa es muy elegante y queda fenomenal combinada con americana y pantalón.

¡Sí a los complementos!
Los complementos son la mejor arma para endulzar un buen look. Llevar unos zapatos adecuados, por ejemplo, aportan el 50% de un buen outfit. No tengas miedo a incorporar complementos: las pajaritas están muy de moda y puedes llevarlas con un jersey y tendrás una combinación de 10. Y como siempre, desde la Escuela del Buen Vestir, os animamos a llevar corbata (siempre con traje) y pañuelo en la solapa. ¡Acertarás siempre!

PAÑUELO EXTERIOR DE LA CHAQUETA

El origen de llevar pañuelo en bolsillo se remonta a Grecia. Los griegos ricos solían llevar pañuelo en el año 500 antes de Cristo. También hay datos que demuestran que los británicos y franceses llevaban pañuelos para cubrir la nariz y protegerse del mal olor de las calles. En el siglo pasado un hombre elegante nunca salía a la calle sin su pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta. Sin embargo, al igual que el sombrero y por desgracia en mi opinión, el pañuelo ha ido poco a poco cayendo en desuso.

El pañuelo en el bolsillo exterior de una chaqueta de traje o americana da un toque de elegancia a nuestro vestir. Define, junto a los zapatos, a quien lo usa y otorga un valor añadido de distinción y clase a quien lo porta. No existe ninguna regla escrita de cómo combinarlo. En una situación que se requiera vestir elegante y clásico llevando traje puedes combinarlo con la corbata o la camisa. Si lo usas en un outfit casual puedes combinarlo con los calcetines, cinturón, o incluso jugar al contraste y no combinarlo con nada.

El pañuelo de bolsillo es un accesorio en el que hay que invertir, pues da un toque elegante y personal de tu estilo. Puede ser estampado o liso, pero procura que tenga armonía de color con alguna otra prenda, como te decíamos en el punto anterior. Esto no quiere decir que tenga que del mismo estampado y el mismo color. Al contrario, te recomendamos que seas atrevido en el colorido y, sobre todo, como escuchamos muchos días en nuestras tiendas que no te de vergüenza usar este accesorio.