Normas para llevar bien una chaqueta

Normas para llevar bien una chaqueta

Llevamos varias temporadas con un auge importante en la venta de chaquetas en nuestra cadena de tiendas. Es debido a las fluctuaciones típicas del mercado. Después de años de estar en tendencia el traje, los clientes tienen varios modelos y colores en el armario y deciden, cuando salen de compras, optar por las múltiples funcionalidades y versatilidad que ofrece la chaqueta.

Hay pocas prendas que permitan tantas posibilidades. Igual nos vale para vestir clásico como informal. Además, debido a las buenas temperaturas que gozamos, hace que gran parte del año no llevemos abrigo pasando a ser la verdadera protagonista frente a las personas con las que convivimos a diario.

Normas para llevar bien una chaqueta

Por este motivo, debemos encajarla bien en pecho y espalda no dejando a la vista ninguna arruga. Destruiría nuestra elegancia. No debe quedar justa en la cintura abrochando holgadamente. Realmente la chaqueta nace en los hombros y su unión con la manga. Otro punto importante es el largo. La tendencia actual es acortar la chaqueta respecto a años anteriores. Depende de tu talla, pero en función de esta, el largo debe estar en 72-74 cms frente a los 76-78 cms de años pasados.

Si quieres mejorar tu imagen, y seguro que quieres, de otra manera no estarías leyendo este artículo, hay un aspecto fundamental y que no siempre el cliente sabe. La expresión máxima de elegancia es descubrir el puño de la camisa 2 cms por debajo de la manga de la americana. Y si usas gemelos no aplicar esta norma sería imperdonable.  La chaqueta puede tener una o dos aberturas en la espalda. Nos permite sentarnos cómodamente, acceder con facilidad a los bolsillos del pantalón. La abertura proviene de principios del siglo XX cuando en el campo esta prenda era usada para montar a caballo. Otro detalle muy importante para realzar tu elegancia, y que deberías usar independientemente de vestir clásico o informal, es el pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta.

Normas para llevar bien una chaqueta

Las chaquetas hoy en día son de uno o dos botones. Las más modernas, informales y juveniles son de un botón. Las más clásicas y formales, de dos. Cuando usemos chalecos, otra prenda en tendencia, tienes que llevar desabrochada la chaqueta, si no es así, siempre abrochada el botón superior. Desabróchatela sólo cuando estés sentado en comidas de trabajo, reuniones o tu mesa de escritorio.

La fuerza de un buen traje

La fuerza de un buen traje

Un hombre que viste bien es un hombre que se siente poderoso. Que las hechuras de tu traje queden en su sitio perfecto, quede bien y sienten como deben, sube tu autoestima y moral. Sin embargo, mina tu ánimo si ocurre lo contrario, es decir, que las hechuras no se adaptan bien a tu cuerpo, si la chaqueta te queda justa, la americana se abre y las solapas no quedan en su lugar.

Un hombre elegante y con los pantalones bien puestos debe hacer que el largo de la parte de atrás llegue justo al tacón del zapato.  El traje para imponer respeto no tiene que ser gris o negro. Diferentes tejidos o estructuras de confección pueden hacer del traje un elemento tremendamente confortable. Una chaqueta desestructurada, e incluso de algodón, pueden reforzar tu personalidad. Como novedad en las últimas temporadas es la inclusión de elastano.  Tejido que imprime una comodidad a la prenda digna de mención y hace que hombre que lo prueba, solo quiere repetir este tejido. Ocurre igualmente con camisas y pantalones.  Parecerá ir en camiseta y vaqueros cuando en realidad llevas un traje de infunde un gran respeto a quien te ve y observa.

La fuerza de un buen traje

Aunque si es traje clásico y tradicional, por ejemplo, de lana, te puede durar mucho tiempo. En cuanto a colores, la recomendación siempre será colores como azul marino o gris. Sientan bien a todo el mundo y sirve para todas las situaciones.

Para hombres más transgresores, la opción es jugar con las texturas o colores más atrevidos, por ejemplo, granate o azul Klein. También tienes la opción de raya diplomática o traje de terciopelo.

Tendencias de Otoño: ¡Lo que llevarás!

El otoño está a la vuelta de la esquina por lo que es momento de empezar a conocer las tendencias que llevarás, los colores que vendrán con fuerza y, lo que es más importante, cómo puedes interpretarlas con tu personalidad para hacerlas tuyas. ¡Toma nota!

Denim y más denim
El tejido vaquero sigue siendo el rey indiscutible del street style y es que, en realidad, nunca ha dejado de serlo. Este año lo llevarás tanto en pantalones como en camisa, pero también en chalecos, y chaquetas.

Inspiración años 80
Los años 80 serán fuente de inspiración a la hora de vestir. Los estampados cobran fuerza, así como las chaquetas bomber, los acolchados y también los maxiabrigos.

Aire Sport
Los looks en clave sport siguen siendo pegando fuerte. Zapatillas, sudaderas y capuchas serán algunos de los guiños que seguiremos llevando esta temporada.

Los complementos que necesitas
Las mochilas, de piel o de paño, serán el complemento perfecto en el armario masculino. La llevarás tanto con zapatillas, como con traje.

Como siempre, en Paco Cecilio, sabemos lo que te gusta y lo que te sienta bien por ello, en nuestra próxima colección otoño invierno, que muy pronto podrás conocer, tendrás guiños a estas tendencias manteniendo la estética de siempre.

Looks para volver a la oficina ¡Acierta con estas propuestas!

Tras días de descanso, desconexión y cargar pilas toca empezar a pensar en la vuelta al trabajo y es que, esta época, se define por ser un buen momento para volver a empezar y os proponemos hacerlo con buen pie. Dando los mejor de vosotros y con looks favorecedores y una imagen algo renovada. ¡Estas son nuestras propuestas!

Clásicos que sientan bien
Unos chinos color camel y una camisa en tonos azules es un look de básicos entre básicos, pero qué bien sientan y cuánto dicen de ti. Favorece, es elegante y sin excesos. Puedes darle un toque más informal subiendo los puños de la camisa o arremangando el bajo del pantalón.

El Sport más chic
Todavía quedan días de verano (como dice la canción) para seguir llevando polos. Si apuesta por una parte de arriba en color, como este coral, te recomendamos unos pantalones neutros, como por ejemplo estos en azulón que darán todo el protagonismo a tu Polo Paco Cecilio.

Guiño al color

Con más o menos intensidad seguro que has cogido algo de color, si quieres potenciar tu bronceado apuesta por una camisa blanca. Prenda estrella del armario masculino y que favorece a todos por igual. Y si quieres hacer un guiño al color te recomendamos estos pantalones celeste de La Española. ¡Estarás perfecto para volver a empezar!

Bolas en la ropa y cómo evitarlas

Todos en alguna ocasión hemos sufrido en nuestras propias carnes el efecto desagradable del pilling –término que proviene del inglés pills, que significa píldora o bolita- y no son más que esas bolitas que aparecen en la superficie de alguna prenda, normalmente en las de punto.

El pilling está compuesto por miles de fibras que aparecen por frotación. Es decir cuando frotas, por ejemplo, la manga de un jersey con el cuerpo. Esta frotación se convierte en bolitas y son persistentes en tejidos compuestos, al menos, de dos materias que tienen diferentes resistencias físicas.

Pongamos un ejemplo: Un jersey compuesto de lana y poliéster. Las bolitas aparecen porque la resistencia a la tracción y al roce de la lana es inferior a la del poliéster… y a fuerza de frotar salen las odiadas bolitas. Estas bolitas están compuestas de pequeños tramos de fibras de lana partidas que quedan unidas a la prenda a través de las fibras de poliéster que al ser de alta resistencia no se parten y mantienen adherido el conjunto a la superficie del jersey haciendo que quede inservible porque a la vista resulta estropeada y fea.

El pilling suele ocurrir en prendas de punto porque los hilos que  se utilizan tienen menos torsión, es decir, tienen menos vueltas en el proceso de fabricación y quedan menos apretadas por lo que facilita que las fibrillas que componen  se salgan del mismo

Nuestra recomendación para evitar estas bolitas en la ropa es comprar prendas que no tengan mezcla de fibras, es decir, que sea sólo lana o algodón….Pero si a pesar de todos estos consejos aparecen las bolitas hay un remedio casero que nunca falla: Cortarlas con una maquinilla sabiendo que si salieron una vez volverán a salir de nuevo.

Consejos para aprender a combinar el color de tu ropa

Combinar colores y prendas es un arte con el que pocos nacen y muchos aprenden a lo largo de la vida. Aunque por mi experiencia os puedo contar que muchos hombres no lo hacen nunca y, es más, se convierte en un verdadero quebradero de cabeza durante toda su vida.

A la hora de comprar solemos, principalmente, fijarnos en el escaparate y, posteriormente, dejarnos asesorar por el vendedor de la tienda. Es muy común que el hombre entre en la tienda y pida el look completo del maniquí del escaparate. Es una liberación para muchos de ellos, pero si quieres empezara decidir por ti mismo toma nota:

El vendedor nos mostrará las últimas novedades y tendencias de la colección y nos asesorará en función de la morfología de nuestro cuerpo, rasgos físicos, color de piel y cabello, etc… Escúchale y pon en valor sus sabios consejos.

En los últimos tiempos, y cada vez más, leemos en blogs de moda escritos por influencers y nos dejamos llevar por sus recomendaciones y sus consejos nos pueden resultar de gran utilidad.

A la hora de elegir puedes optar por los colores básicos con los que nunca se falla y además son fáciles de combinar: blanco, celeste o rosa en camisería; marino y gris marengo o negro en pantalones y azul marino en traje o chaqueta. Además tanto si compras dos o más prendas, como si solo compras una, seguro puedes combinar con las prendas que tienes en tu armario.

Si por el contrario, eres de los que te gusta arriesgar y salir de la monotonía entonces tendrás que buscar consejos en blogs de moda, leer revistas sobre estilo, escuchar a los profesionales de las tiendas para que te asesoren y arriesgar. A veces se gana… y otras se aprende.

Camisas: Escoge el corte que mejor te sienta

Las prendas más vendidas en nuestras Tiendas Paco Cecilio, y en cualquier tienda de moda masculina,  son las camisas. Sin duda alguna la prenda estrella del armario del hombre, pero también conocemos bien los problemas que encontramos en el día a día: no todos los hombres consiguen que les queden como les gustaría. Tenemos la solución: Existen infinidad de posibilidades para que,  gracias a la camisa, puedas ocultar o resaltar tus virtudes o defectos, según sea tu caso solo tienes que conocerlas bien: El corte de la camisa juega un papel fundamental.

Pueden ser Regular-fit, Slim-fit o Custom-fit. A priori, en los expositores de las tiendas, todas las camisas parecen igual, pero es importante aprender a apreciar las diferencias entre ellas:

REGULAR FIT: Son las que generalmente conocemos como de corte recto. Son, quizás las más cómodas, la sisa es amplia y el ancho de la manga normal. El tejido cae recto de la sisa hasta el final de la camisa. Es el tipo de camisa más clásica, sirve para cualquier tipo de cuerpo, aunque habitualmente la utiliza el cliente con más peso y grosor de cuerpo.

SLIM FIT: Es la denominación semi entallada. Su fit se ha estrechado ligeramente y se adapta ligeramente al torso, pero sin marcarlo. La sisa y la manga conservan la comodidad y libertad de movimientos. Este tipo de camisas sirve para disimular la barriga. Marca bien la línea de los hombros y resalta la figura.

CUSTOM FIT: Mantiene el largo de la camisa, pero todo se reduce la sisa, ancho de manga, contorno de pecho y cadera. Todo con el fin de resaltar la figura masculina. Está pensada para clientes con cuerpo atlético. Resalta los hombros respecto a la cintura y estiliza mucho la figura dando a un aspecto de delgadez estilizando la figura.

Polos o cómo vestir en verano sobreviviendo al calor

Los polos han sido, son y serán una gran opción con la que vestir bien también en verano. Su tejido (100% algodón), su manga corta y su amplia variedad de coloridos y modelos permiten seguir vistiendo bien, de forma variada y con un punto chic también cuando el termómetro marca 40 grados.

La mayoría de nuestros clientes son fieles a nuestros polos, año tras año reclaman modelos más clásicos, como los de La Española, como más juveniles, los de La Vespita, o los que permiten poner un punto de color y originalidad, como son los de Paco Cecilio, este año con nombres de ciudades estadounidenses con un aire muy cool.

Como el pantalón suele asociarse a un look más sport, si vas a llevarlo al trabajo, cuida el resto de prendas que vayas a llevar para tener un outfit veraniego, pero arreglado. Por ejemplo un pantalón chino con vuelta en el bajo, un cinturón en la misma gama de color y unos náuticos.

A la hora de plantear la pregunta de si llevar el polo por dentro o por fuera, que mucho hombres se hacen, solo recomendamos optar la segunda si el polo tiene la longitud adecuada y utiliza siempre el cinturón. Esto hará que tu lookaunque con un punto más clásico, también tenga un toque más chic.

Casual Friday: Llévalo con estilo

El estilo casual se impone en algunas profesiones mientras que en otros lo que se está implantando es el casual Friday. Esta no es otra costumbre de dejar a los trabajadores vestir de manera informal los viernes. Es una tendencia muy extendida en muchas empresas y oficinas. Sobre todo en profesiones tecnológicas, consultoras, agencias de marketing y publicidad…

El gran cambio se produce en los años 50 cuando los pantalones de algodón, conocidos popularmente como chinos, dejaron de servir de uniforme al ejército durante la II Guerra Mundial para empezar a usarse en la vida cotidiana. En los años 80 ya era una prenda básica del armario masculino y con ellos surge, en la década de los 90, el casual Friday.

El estilo de vestir en el trabajo se ha ido relajando con el paso del tiempo y hoy prendas como la camisa o los chinos se han convertido en el uniforme perfecto para aquellos hombres que quieren ir correctos, pero cómodos. Lo que ocurre algunas veces es que cierta relajación en las prendas que vestimos termina en falta de detalles que redundan negativamente en la elegancia del hombre, hecho que siempre reivindicamos desde aquí.

En ámbitos financieros, o de negocios, los hombres siempre tenían que utilizar trajes grises o azules con camisas blancas o celestes. Ahora ha nacido el estilo Business Casualwear donde el protocolo es mucho más relajado. Un síntoma de que la rigidez ha muerto y que hoy en día podemos ver al directivo con americana y pantalón. Pero siempre le recomendaremos el toque chic, que no es otro que un pañuelo en el bolsillo exterior de la chaqueta o unos zapatos elegidos con esmero. 

¿Son adecuadas las camisas de manga corta? Sal de dudas

Dentro de la moda masculina existe una gran controversia sobre el uso de la camisa de manga corta y es que los rigores del calor, el cambio climático y las subidas de temperaturas que cada año son más elevadas han abierto el debate sobre el uso de esta camisa. Para nosotros una prenda poco afortunada y nada elegante que solo sería justificable su uso por comodidad o en hombres de avanzada edad aunque existen opiniones para todos los gustos.

Para unos es un error su uso en verano y sin embargo para otros -según sea el modelo, color o estilo- su uso es adecuado. Si la camisa es clásica, con bolsillo en el pecho, patrón regular-fit… suele ser usada por hombres de avanzada edad, sexagenarios… Sin embargo, modelos Slim-fit o custom-fit, sin bolsillos en pecho, o en algunos casos dos bolsillos de parche, ribetes en los hombros con un estilo legionario, suele ser usada por hombres jóvenes y amantes de las tendencias.

Son muchos los hombres que optan por sustituir la camisa de manga corta por un polo de manga corta, o una camisa de manga larga con el puño remangado. La camisa de manga corta es una prenda estival mientras que la camisa de manga larga es una prenda formal que al remangar su puño cambiamos su concepción.

Desde el punto de vista de la elegancia su uso queda totalmente descartado con chaqueta o traje. Una chaqueta bien llevada debe dejar asomar el puño de la camisa y, en este caso, es imposible. Ni que decir tiene que jamás debería usarse con corbata aunque sigamos viéndolo en algunos ámbitos laborales, por ejemplo en entidades bancarias, y solo con un golpe de vista ya nos produzca rechazo.

Como curiosidad: la camisa de manga corta nació en los años de la postguerra de la Segunda Guerra Mundial, ya que no había aire acondicionado y era una manera de combatir el calor mientras se seguía llevando camisa.