LOS TIEMPOS CAMBIAN, LA MODA TAMBIÉN

Todos estamos cambiando: vivimos una época apasionante donde las Redes Sociales, además de globalizar, también están ayudando a cambiar costumbres, algunas muy antiguas como las colecciones que las marcas de moda y diseñadores empezaron a hacer en 1.943.La gran mayoría de las marcas trabajamos las colecciones con casi 6 u 8 meses de antelación. Hoy esto ya se ha quedado atrás. Los influencers publican en sus perfiles de Instagram, Twitter o Pinterest las nuevas prendas que están desfilando en ese mismo momento y los clientes quieren comprarlas en tiempo real. Su paciencia no espera tanto tiempo.

Lo que parecía una locura hace 30 años, y que luego ha resultado un éxito rotundo, parece que ahora llega a todos los segmentos de la moda y es el ‘Just time’ (en castellano justo a tiempo). Se trata de una filosofía de trabajo basada en la idea de fabricar tan solo en función de la demanda. Esto, unido al cambio climático, hace que las marcas hayamos pasado  de dos colecciones al año a cuatro, seis, y en ocasiones, ocho. Son las llamadas crucero, pre-fall además de los productos cápsula.

Otro factor determinante está siendo la costumbre, acrecentada en los años de la crisis, de los clientes a comprar con rebajas y grandes descuentos. Aquí toma protagonismo la venta online, donde el cliente es muy cautivo del precio rebajado, la promoción agresiva o las grandes liquidaciones de los Marketplaces.

Todos estos cambios marcan el proceso productivo y por consecuencia los riesgos de stock y margen de las marcas. Al aumentar la apuesta por la fabricación habrá costes superiores por la compra anticipada de materia prima y los talleres tendrán que trabajar sin capacidad de corregir con el consiguiente riesgo que esta práctica conlleva.

Si la moda ya era complicada, ahora lo será más. Será aún más importante escuchar al cliente y que dicen de nosotros en internet. Ahora más que nunca tomaran el poder.  Sus opiniones siempre han sido importantes para las marcas, pero ahora las redes sociales posibilitan por un lado escucharles y por otro, y no menos importante, ser prescriptores de tu marca si su experiencia de compra en la tienda ha sido satisfactoria.

LOW COST: LAS COMPRAS INTELIGENTES

Ayer estuvimos haciendo nuestro programa de radio, “El Armario de Paco Cecilio” de clickradioTV, en lo que será desde el próximo 24 de marzo el centro comercial outlet más grande de España, Sambil Outlet Madrid. Los centros comerciales están sufriendo una transformación durante y después de la crisis económica y es que el cliente ya no es igual que antes y sus hábitos de compra tampoco.

Hoy en día el cliente se mueve mayoritariamente por precio, lo que ha venido a llamarse compradores inteligentes. Poco a poco está desapareciendo la compra impulsiva, sustituyéndose por una mucha más racional y donde entran en juego otros factores.

El término low cost ha pasado a ser una palabra común en nuestro lenguaje. Lo que antes podía ser despectivo ahora es motivo de orgullo, el cliente busca, quiere y de haber comprado con descuento.

Este término nació inicialmente asociado a las compañías aéreas, pero hoy en día gana cada vez más peso en otros campos como, por ejemplo, la moda. Su origen se remonta a 1996 en Europa, concretamente en Reino Unido donde se copió el concepto importado de Estados Unidos y ahora es un concepto más dentro de nuestro vocabulario con pleno derecho.

Déjate aconsejar: Lo que un buen vendedor puede hacer por ti

En esta Escuela del buen vestir siempre os hablamos sobre lo podemos daros como marca, pero no solemos abordad lo que podemos aportaros desde nuestra cadena de tiendas. Nos gusta hablar de moda y dar consejos sobre cómo ir bien vestido, qué ropa o colores te sientan bien en función de tu estatura, por ejemplo. De la misma forma, tenemos un equipo de vendedoras profesionales que se encargan de aconsejar y asesorar para orientar al cliente en su decisión de compra. Y estos son los pequeños detalles que marcan la diferencia. Toma nota:

-        De todos los factores que intervienen a la hora de vender una prenda el más importante es encontrar el fit perfecto para cada cliente obteniendo un aspecto ideal.

-        Un buen vendedor debe ser capaz de ofrecerte los patrones que mejor te encajen. Y lo que no encaje a la perfección debe tomar medidas con metro y alfileres para que un buen sastre termine de ajustar las prendas como si estuvieran hechas a medida. Lo primero es elegir unos pantalones que se ajusten bien a la cintura. Del bajo se encargará el vendedor. Siempre hay que probarlos con el calzado que vayamos a usar. Es frecuente ver a clientes en deportivas comprando un traje. Un buen vendedor debe sustituirlas por unos zapatos para que el cliente se pueda ver frente al espejo.

-        Hay quien prefiere, y cada vez más, los pantalones pitillo. Estrechar las perneras de un pantalón es una manera fácil de asegurar que los pantalones se ajusten a los muslos y pantorrillas. El truco es ir cogiendo alfileres desde la entrepierna hasta el bajo para crear costuras más Slim-fit eliminando el exceso de tela.

-        A la chaqueta de un traje también se le puede hacer ajustes para personalizar, sobre todo la altura de hombros y cadera.

El aspecto de una camisa puede cambiar si prestamos atención a detalles importantes. Por ejemplo no comprarla con bolsillos si es para usar con corbata, elegir la mejor opción de cuello o si lleva contraste en interior de cuello y puño.

PRENDAS QUE NO DEBEN FALTAR EN TU ARMARIO

Las tendencias cambian cada año, a veces, y últimamente más frecuente, cada tres meses e incluso mensualmente y esto hace que tengamos que renovar, con frecuencia, nuestro vestuario para no quedarnos detrás, pero lejos de las tendencias existen prendas atemporales que enriquecen tu fondo de armario. Prendas ‘Basics’ que se convertirán en tu mejor comodín.

Camisa blanca: Todos estamos de acuerdo que no deben faltar una o dos camisas blancas en cualquier armario que se precie. Cuánto más sencilla más elegante y si buscas una alternativa casual apuesta por una camisa blanca que incluya algo de fantasía.

Chinos: Junto con los jeans, los pantalones de algodón son la prenda más usada a diario. Unos chinos oscuros con una camisa blanca siempre es una opción elegante, acertada y funcional.

Sneakers: Los sneakers son tendencia este invierno y, además, una magnifica inversión. Últimamente los vemos incluso en vestir formal. No es extraño verlos con traje en ambientes laborales. Si eliges bien, buscando más la calidad que la cantidad, verás que puedes ahorrarte un buen dinero.

Jersey: Un buen jersey puede resultar muy versátil en función del uso que le des. Igual te saca de un apuro laboral si buscas comodidad que puedes llevarlo en una reunión de amigos durante un fin de semana.

¿Qué camisa me sienta bien?

La camisa es la prenda más importante de cualquier look, pero ¿sabemos escoger bien? Es habitual ver hombre con barriga llevando camisas custom-fit o todo lo contrario: personas muy delgadas con camisas regular-fit. Siendo, en ambos casos, un gran error para la imagen.

¿Qué camisa me sienta bien?

Es fundamental conocer tu cuerpo para decidir cómo vestirte y tenerlo en cuenta a la hora de escoger tus prendas. De la misma forma que en otro post recomendamos qué pantalón escoger según tu cuerpo (puedes leerlo aquí), hoy es el turno de la camisa.

En las colecciones de Paco Cecilio tenemos tres hechuras de camisa que sientan mejor a un tipo de cuerpo, u otro. Sigue estas recomendaciones:

Camisas Regular-fit: Tienen un corte clásico. Son las recomendadas para hombres con barriga o pasados de kilos. Sus hombros y espalda aportar comodidad y holgura.

Camisas Regular-fit

Camisas Slim-fit: Su hechura es semientallada y su corte es más juvenil. Es el modelo más vendido por ser un patrón normalizado y adaptado a la mayoría de los hombres. Por ejemplo, es el patrón usado en las camisas La Española.

Slim-fit

Camisas custom-fit: Es el modelo más entallado. Tiene los hombros y la espalda muy ajustados e incluso, en ocasiones, con una pinza en la espalda. Es el patrón más juvenil y sólo recomendado para hombres muy atléticos. Su patrón es usado para las camisas La Vespita.

Camisas custom-fit

 

¿QUÉ ME PONGO PARA UNA CITA?

Cuántas veces te has hecho esta pregunta: ¿Qué me pongo para una primera cita? ¿Qué imagen quiero transmitir? Las prendas y complementos que elijas para una cita especial tienen que seducir, atraer, gustar, llamar la atención… por lo tanto, el look que escojas es fundamental. Tu vestuario será lo primero que verá esa persona antes de poder cautivarla, por ejemplo, con tu vocabulario, artes de persuasión, dotes seductoras o forma de ser.

Causar buena impresión es el fin
En una cita con esa persona tan especial debes estar a la altura de las expectativas. Es importante decidir de antemano donde iréis, para que los dos vayáis acorde al sitio. Esto es muy importante, de no hacerlo, puedes ir vestido de forma inadecuada y pasar un mal trago la primera cita.

Sin riesgos
Evita ponerte prendas que no vistes desde hace años, incluso aunque sean tus prendas favoritas o amuletos. También es importante demostrarte tal y como eres, no quieras ser quien no eres pues la naturalidad debe ser una de tus señas de identidad. Procura que tu outfit sea actual y moderno, si es necesario sal de compras, que esté limpio y bien planchado y los zapatos, a ser posible, sean nuevos. Infórmate de las nuevas tendencias y compra alguna prenda actual, pero siempre acorde a tu personalidad para dar un plus de estilo.

Seguridad en ti mismo
Tienes que estar seguro de ti mismo y vestirte sin artificios, no te “disfraces”, se notará en exceso que estas fingiendo. Recuerda que el objetivo es que haya una segunda cita, y si en la primera has fingido, a ver qué haces en la segunda, tercera y sucesivas.

Una vez estés con ella mantén las formas en tu manera de hablar y gesticular. Recuerda que el lenguaje no verbal “habla” más de ti que lo que puedas imaginar. Sé educado y caballeroso, no interrumpas las conversaciones, primero escucha y luego habla. Evitaras problemas y ganaras muchos enteros.

Historia de la moda: ORIGEN DE LA AMERICANA

El nombre en inglés es odd jackets y en español americana, cuando su nombre debería ser chaqueta. Su origen se remonta a finales del siglo XIX cuando estas prendas eran utilizadas por los cazadores. Poco a poco, los diseños con pliegues en la espalda fueron trasladados al ámbito deportivo. Y es en este escenario cuando nace lo que hoy conocemos como blazer, azul marino con botones dorados.

En realidad podemos hablar de tres términos: chaqueta, blazer y americana. Aunque en términos generales estamos hablando de la prenda usada sobre la camisa, en casos de vestir formal, o sobre chaleco y/o jersey en caso de vestir más informal.

Chaqueta
La chaqueta no es otra cosa que la transformación de la clásica levita usada en el siglo XIX que se acorta para su comodidad, y que es usada en ambientes rurales cuyo acortamiento hace más útil su utilización. Por ejemplo, era muy usada por cazadores y agricultores. Sus principales características son los tres botones y una sola abertura en el centro de la espalda.

Americana
La americana, en este caso, sustituye los tres botones por sólo dos y cambia la abertura central trasera por dos en ambos lados de la espalda. Se popularizó también en el siglo XIX cuando los británicos se trasladaron a EEUU, donde esta prenda resultaba desconocida. Allí la copiaron y de ahí su nombre. Puede tener bolsillos de parche, de ojal vivo o de pestaña y en algunos casos, un bolsillo más pequeño encima del bolsillo derecho, llamado cerillera. De estilo sobrio, conforma lo que habitualmente llamamos traje de chaqueta.

Blazer
El blazer tiene su origen, como las anteriores versiones, en el siglo XIX cuando la Reina Victoria visito la fragata HMS Blazer. Su capitán había inventado esta prenda en sustitución del uniforme marinero. A su majestad pareció gustarle tanto que ordenó, desde ese momento, incorporarla a toda la Royal Navy. También hay voces que dicen provenir de los equipos de remo, de ahí su versión más deportiva. En cualquier caso, hablamos de una prenda cruzada con dos hileras de botones dorados o plateados que tiene también una versión de una solo fila de botones. Suele ser color marino, y a diferencia de sus orígenes, han desaparecido los escudos originarios en el pecho. Puede tener bolsillos de parche, de ojal vivo o de pestaña.

LOS CHINOS: Historia de un must

Los pantalones que denominamos comúnmente chinos son una alternativa idónea al pantalón vaquero y todo hombre los incluye entre sus prendas favoritas.

Esta prenda ganó popularidad en la Segunda Guerra Mundial y se asentó con el posterior uso de los universitarios de los años cincuenta, pero realmente su historia comenzó en el siglo XIXLos soldados británicos utilizaban esta prenda para camuflarse. Originalmente se fabricaban en China, de ahí su nombre. Chino es una palabra española que describe un pantalón de algodón sport, mientras que caqui es el chino de uno color concreto.

 

 

 

La verdadera innovación de este modelo de pantalón ha sido la inclusión de elastano en su composición, haciendo de este pantalón un must cada temporada en las colecciones de Paco Cecilio. Los puedes encontrar en gran variedad de colores en las colecciones La Española, La Vespita y Paco Cecilio. El elastano o elastómero es un tejido sintético muy utilizado en el mundo de la mujer, pero que fue introducido en los primeros años de este siglo en el mundo del hombre con una gran aceptación. De hecho, el hombre que prueba pantalón con este tejido siempre repite.

Envejece bien, es funcional, cómodo, resistente y un auténtico comodín. Puedes usarlo en infinidad de outfits, más clásicos o casual en función de cómo los combines.

 

GUÍA PARA COMPRAR EN REBAJAS

El invierno ha llegado, tarde pero ha hecho su aparición. Y tú todavía estás a tiempo de rentabilizar tus compras de temporada en el outlet de www.pacocecilio.com donde encontrarás precios increíbles hasta finales de febrero.

A continuación, hacemos un repaso de nuestros must de invierno que no deberían faltar en tu armario:

  • JERSEY: En estos días fríos e invernales un buen jersey es la mejor elección. Cuellos chimenea con botones y cremallera, chaquetas de botones o alamares son nuestras propuestas.
  • CAMISAS: Cuantas más posibilidades de combinar tengas con otras prendas, más estilos podrás lucir. Y las camisas son la prenda básica por excelencia. Las camisas La Vespita, Slim-fit 100 % algodón, en cuadro o liso siempre cuidando los detalles son las preferidas por nuestros clientes más jóvenes. El tejido Oxford 100 % algodón es el protagonista de las camisas La Española: puedes elegir rayas, cuadros o lisos con una hechura semientallada. Sin embargo, la amplia colección de camisas Paco Cecilio predominan los cuadros teniendo un amplio abanico de colores para combinar con cualquier pantalón o jersey. 
  • ZAPATOS: Somos amantes del calzado y se demuestra en nuestra amplia colección. Puedes elegir entre modelos monstrak, de una o dos hebillas, Oxford liso, sin ninguna ornamentación, y Oxford full-brogue, perforaciones en puntera, costuras y palas, mocasín de borlas y un largo etcétera en vestir formal. Si tu estilo es casual, en nuestra e-shop tenemos sneakers, naúticos y botas de serraje que te cautivarán.

ZAPATOS: COMODIDAD Y MODA

Un buen zapato es la clave de la comodidad y en Paco Cecilio, conocedores de ello, es una de nuestras premisas fundamentales a la hora de fabricar un buen calzado. Aunque el calzado forma parte de la moda, y cuidamos el diseño y los detalles con esmero, garantizar el confort de nuestros clientes es indiscutible en nuestras colecciones.
Un buen calzado no sólo permite la normal función del pie, sino que también contribuye a mantener la salud de nuestros clientes; por ello nos esmeramos en que nuestra fabricación sea excepcional y evite problemas en pie, rodillas y columna vertebral, por ejemplo.

Por todo esto, el cuidado y esmero que ponemos cada año en mejorar nuestras colecciones de calzado aseguran la fidelidad de los clientes, agradeciéndonos su comodidad y, sobre todo, la buena relación calidad-precio que tenemos año tras año.