Bolas en la ropa y cómo evitarlas

Todos en alguna ocasión hemos sufrido en nuestras propias carnes el efecto desagradable del pilling –término que proviene del inglés pills, que significa píldora o bolita- y no son más que esas bolitas que aparecen en la superficie de alguna prenda, normalmente en las de punto.

El pilling está compuesto por miles de fibras que aparecen por frotación. Es decir cuando frotas, por ejemplo, la manga de un jersey con el cuerpo. Esta frotación se convierte en bolitas y son persistentes en tejidos compuestos, al menos, de dos materias que tienen diferentes resistencias físicas.

Pongamos un ejemplo: Un jersey compuesto de lana y poliéster. Las bolitas aparecen porque la resistencia a la tracción y al roce de la lana es inferior a la del poliéster… y a fuerza de frotar salen las odiadas bolitas. Estas bolitas están compuestas de pequeños tramos de fibras de lana partidas que quedan unidas a la prenda a través de las fibras de poliéster que al ser de alta resistencia no se parten y mantienen adherido el conjunto a la superficie del jersey haciendo que quede inservible porque a la vista resulta estropeada y fea.

El pilling suele ocurrir en prendas de punto porque los hilos que  se utilizan tienen menos torsión, es decir, tienen menos vueltas en el proceso de fabricación y quedan menos apretadas por lo que facilita que las fibrillas que componen  se salgan del mismo

Nuestra recomendación para evitar estas bolitas en la ropa es comprar prendas que no tengan mezcla de fibras, es decir, que sea sólo lana o algodón….Pero si a pesar de todos estos consejos aparecen las bolitas hay un remedio casero que nunca falla: Cortarlas con una maquinilla sabiendo que si salieron una vez volverán a salir de nuevo.

Consejos para aprender a combinar el color de tu ropa

Combinar colores y prendas es un arte con el que pocos nacen y muchos aprenden a lo largo de la vida. Aunque por mi experiencia os puedo contar que muchos hombres no lo hacen nunca y, es más, se convierte en un verdadero quebradero de cabeza durante toda su vida.

A la hora de comprar solemos, principalmente, fijarnos en el escaparate y, posteriormente, dejarnos asesorar por el vendedor de la tienda. Es muy común que el hombre entre en la tienda y pida el look completo del maniquí del escaparate. Es una liberación para muchos de ellos, pero si quieres empezara decidir por ti mismo toma nota:

El vendedor nos mostrará las últimas novedades y tendencias de la colección y nos asesorará en función de la morfología de nuestro cuerpo, rasgos físicos, color de piel y cabello, etc… Escúchale y pon en valor sus sabios consejos.

En los últimos tiempos, y cada vez más, leemos en blogs de moda escritos por influencers y nos dejamos llevar por sus recomendaciones y sus consejos nos pueden resultar de gran utilidad.

A la hora de elegir puedes optar por los colores básicos con los que nunca se falla y además son fáciles de combinar: blanco, celeste o rosa en camisería; marino y gris marengo o negro en pantalones y azul marino en traje o chaqueta. Además tanto si compras dos o más prendas, como si solo compras una, seguro puedes combinar con las prendas que tienes en tu armario.

Si por el contrario, eres de los que te gusta arriesgar y salir de la monotonía entonces tendrás que buscar consejos en blogs de moda, leer revistas sobre estilo, escuchar a los profesionales de las tiendas para que te asesoren y arriesgar. A veces se gana… y otras se aprende.

Cómo llevar bien un traje: LAS REGLAS DEL BUEN VESTIR

Estar al corriente de las últimas tendencias, saber cómo combinar un traje, distinguir un buen traje o elegir correctamente la camisa o la corbata, es determinante para vestir bien. Sigue estas reglas del buen vestir y triunfa siempre.

El traje debe perfilar tu silueta y disimular cualquier defecto, si es que los tuvieras. A veces, los cuerpos moldeados en gimnasio son incompatibles con la confección estándar. Del mismo modo que el hombre con exceso de tripa hace muy difícil encajarle la misma talla de chaqueta y pantalón. Este es un hándicap que nos encontramos, casi a diario, en nuestras tiendas.

La manera de solventarlo es jugar con diferentes drop. Para los menos expertos, que se estén preguntando ¿Qué es el drop? aclaramos: Es un término internacional de sastrería. El drop es la disminución de contorno que existe entre el pecho y la cadera. Para saber cuál es el tuyo debes medir la mitad del contorno del pecho, la mitad del contorno de la cadera y restar ambas medidas. El resultado es el drop que  deberá encontrarse entre el 6 y 8.

Además el hombro deberá quedar ajustado, pero no en exceso. El nudo de la corbata debe ir en consonancia con el tamaño del cuello. Cuanto más amplio sea el cuello de la camisa,más ancho tendrás que hacer el nudo. La corbata y la solapa han de tener la misma anchura para mantener el equilibrio entre sí. Una solapa estrecha coordina con una corbata fina. Las mangas de la chaqueta deben quedar un dedo por encima del puño de la camisa.

Cuando llega el momento de combinar la camisa y la corbata algunos hombres se quedan paralizados. Si sigues estos consejos, combinaras a la perfección estampados con texturas diferentes:

  • Casual: Cuanto más grande sean los cuadros, más informal será la camisa.
  • Clásico: Si ambos son del mismo color, rayas y cuadros hacen buen conjunto.
  • Serio: A pesar de no ser una combinación ortodoxa, camisa y corbata comparten los mismos tonos.

LOS MOCASINES: Pasado y presente de este calzado

EEUU buscaba un estilopropio para hacer frente a la importación de las localidades inglesas dedicadas a la fabricación de calzado. En 1930 lanzó al mercado un modelo de zapato blando y sin cordones cómodo y confortable. Más o menos por las mismas fechas un fabricante de la Costa Este trajo, a su vuelta de un viaje a Noruega, un zapato tipo mocasín cosido a mano. Se trataba de un modelo que usaban los pescadores escandinavos. Resultaban tan cómodos que ya los utilizaban los primeros comerciantes y a finales del siglo XVIII los colones norteamericanos ya los enviaban a Europa

La innovación hizo añadir una suela gruesa para lograr un modelo más duradero, atractivo y adecuado para el mercado americano, además, de lo que se convertía en el detalle más apreciado del diseño: el antifaz, una pieza de piel sobre el empeine con una ranura. Fue tal la popularidad que adquirió el mocasín de un día para otro que quienes lo usaban podían afirmar que “iban a la última”.

En 1952 se incorporaron las borlas también al empeine. La lazada atada en la parte superior del empeine rematada por un nudo de cuero no solo era un rasgo de distinción; sino que sugería que el zapato se ajustaba también sin cordones.

Con su carácter informal, comodidad y cierto aire descuidado, el mocasín es sinónimo de elegancia y clasicismo en el vestir del hombre. En la década de 1960 empezó a utilizarse cada vez más, no sólo durante los fines de semana sino también en ámbitos laborales y profesionales.

Polos o cómo vestir en verano sobreviviendo al calor

Los polos han sido, son y serán una gran opción con la que vestir bien también en verano. Su tejido (100% algodón), su manga corta y su amplia variedad de coloridos y modelos permiten seguir vistiendo bien, de forma variada y con un punto chic también cuando el termómetro marca 40 grados.

La mayoría de nuestros clientes son fieles a nuestros polos, año tras año reclaman modelos más clásicos, como los de La Española, como más juveniles, los de La Vespita, o los que permiten poner un punto de color y originalidad, como son los de Paco Cecilio, este año con nombres de ciudades estadounidenses con un aire muy cool.

Como el pantalón suele asociarse a un look más sport, si vas a llevarlo al trabajo, cuida el resto de prendas que vayas a llevar para tener un outfit veraniego, pero arreglado. Por ejemplo un pantalón chino con vuelta en el bajo, un cinturón en la misma gama de color y unos náuticos.

A la hora de plantear la pregunta de si llevar el polo por dentro o por fuera, que mucho hombres se hacen, solo recomendamos optar la segunda si el polo tiene la longitud adecuada y utiliza siempre el cinturón. Esto hará que tu lookaunque con un punto más clásico, también tenga un toque más chic.

Elegancia masculina en 5 pasos

Vestir elegante no tiene que ser algo reservado sólo para bolsillos privilegiados y gente adinerada. Un gentleman cuida su armario y siempre tiene un buen fondo de armario y complementos que pueda sacarle de mil y un apuro y servirle para múltiples ocasiones. Aprende a desarrollar tu elegancia sacándote partido con estas pinceladas básicas sobre moda masculina.

  1. Trajes: Los trajes parece que sólo se pueden usar en ocasiones muy formales y no siempre es así. Hay trajes para cada ocasión. Incluso para vestir, más o menos, informal. Por ejemplo, en verano, con las altas temperaturas, un traje beige en las horas centrales del día es un acierto y un color al que sacar partido. Sin embargo, una raya diplomática o un Príncipe de Gales, es el paradigma del buen gusto mientras que el traje de tres piezas con chaleco, que cada año viene con más fuerza, estiliza la figura del hombre con buena estatura.
  2. Alternativas al traje: Si la opción es no ir con traje, la chaqueta es la solución. Aquí entra en juego tu imaginación, atrevimiento y personalidad. El hecho de poder prescindir de la corbata multiplica tus posibilidades. Ahora es tendencia uno o dos ojales y jugar al contraste, lo que aporta colorido.
  3. Camisas imprescindibles: Conseguir que el traje y la camisa combinen es la meta de todo hombre que quiera ser elegante. Si antes hablábamos de prendas básicas y fondo de armario, la camisa blanca y celeste nunca debe faltar. Son un comodín para cualquier color de traje y corbata.
  4. Pantalones: Un pantalón negro, otro marino y otro en gama de colores tierra (beige o tostado) son básicos en el armario masculino. Lo mejor es elegir de algodón con elastano. Notaras la diferencia y no querrás otra composición.
  5. Complementos: Dar un toque elegante con corbata o pajarita es cuestión de gusto personal. La corbata atrae menos miradas que la pajarita, que expresa mucho más la personalidad de quien la luce. El uso de la pajarita exige que seas atrevido y te hayas liberado de muchos complejos. No todos los hombres se atreven a usarlas.

CAMISA BLANCA: La máxima del armario masculino

No hay una prenda más combinable, dentro del armario masculino, que la camisa blanca porque es sencilla a la vez que elegante. Cómoda a la vez que versátil. Desde nuestra Escuela del buen vestir siempre recomendamos tener, como poco, un par de ellas porque encajan con cualquier estilo y tampoco entienden de edad.

Es un básico que se sacara de muchos apuros: un comodín valido para looks formales, casual, sport e incluso, gala. De ahí que sea una máxima.

Durante la primavera y el verano, y en ambientes laborales, podrás usarla con traje y te dará versatilidad para que puedas combinarla con cualquier color. Recuerda: por el día podrás llevarla con trajes claros y por la noche con colores oscuros.

También para los fines de semana es el complemento ideal. La podrás usar tanto en looks de ocio como en una escapada romántica. Además es una prenda con un espíritu muy deportivo. Unos vaqueros y un mocasín te darán un aire muy sport si es lo que estás buscando.

SU MAJESTAD LA CORBATA: Consejos para su uso

Cuestionada tiempo atrás, la corbata vuelve  a estar de moda en la actualidad y a tomar el protagonismo que nunca debió de perder. Después de ver hasta cómo los presentadores de informativos prescindían de ella, hoy ha vuelto a ser la pieza que caracteriza la personalidad de quien la lleva.

La corbata es tan fuerte en la imagen de un hombre que actualiza un traje solo con cambiar la medida de una ancha a estrecha, o por un color o dibujo. Te puede ayudar a combinar  con el pañuelo, calcetines, cinturón o zapatos.

La corbata debe descansar sobre el cierre del cinturón. Nunca debe traspasar esta línea, así como tampoco, quedar corta. Te hará más bajo de estatura y además estropeará estéticamente tu outfit.

Una vez hecho el nudo nunca debes esconder el interior de la corbata en la camisa.

La camisa negra a debate: Cuando y cómo usarla

Si hay una camisa que siempre está en todas las colecciones junto a la blanca, sea primavera/verano u otoño/invierno, es la negra. Todas las marcas de moda las incluyen, en algunos casos como básicos de temporada. Pero del mismo modo que levanta pasiones también genera controversias. Para algunos es paradigma de elegancia, para otros signos de ambientes mafiosos.

Y es raro de entender porque, por ejemplo, nadie pone en duda que el traje o zapato negro debe ser usado en ambientes o eventos formales. Sin embargo, la camisa negra puede usarse en looks sport para salidas nocturnas.

Si eres muy futbolero sabrás que el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo “cholo” Simeone, siempre viste totalmente de negro. Da igual que el partido sea a las 12:00 horas, por la tarde o por la noche. Su look es siempre totalmente negro, incluido la prenda de abrigo en invierno, lo que nos inclina a creer que se trata más de superstición que tendencia.  También es frecuente ver a Pep Guardiola también se rinde al negro.

Es un color que estiliza mucho la figura, adelgaza y sienta bien a personas con tez clara. Su uso como color de camisa limita mucho la combinación de corbatas, sin embargo, usado en traje con camisa clara abre mucho el abanico de posibilidades.

Del mismo modo una camisa negra admite ser usada para una cena informal con amigos o para ambientes laborales. Según lo escrito, podemos encuadrar la camisa negra en tres contextos:

  1. Situaciones informales y de ocio.
  2. Empresa o negocios.
  3. Bodas, ceremonias o eventos.

Después de estas tres exposiciones nos inclinamos en la recomendación de uso de este color comodín de camisa para eventos de más o menos formalidad fuera de ámbitos laborales y acontecimientos sociales que queramos enmarcar dentro de una elegancia relativa.

LA FORMA DE LO NUEVO: LA VESPITA

La moda italiana vivió sus mejores momentos en los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Estas dos décadas prodigiosas tuvieron un precedente en la posguerra: el “caso Vespa”. En el año 1946 se presentó la solicitud de patente del scooter más famoso del mundo. Un motor scooter es un vehículo de dos ruedas motorizado ideal para correr a toda prisa.

El scooter italiano de la posguerra, que fue capaz de conquistar con éxito los mercados más diversos, transforma el concepto que había visto la luz a principios del siglo XX. Hay que esperar hasta la década de 1920 para descubrir la británica Skootamota, o la silueta tosca pero sorprendentemente innovadora de la Unibus, verdadero coche de dos ruedas capaz de alcanzar las 25 millas por hora.

Al otro lado del Atlántico es el momento nace la Cushman Motor de Lincoln. Nacida en los albores del siglo XX como fabricante de motores de explosión la empresa Everett Cushman produce una serie de scooters de chapa forjada con el fin de incrementar las ventas de sus robustos motores de dos tiempos. Corre el año 1938 y, ese vehículo rudimentario deriva la afortunada serie de mil reencarnaciones que, en la década de 1950 compartiría con La Vespa en el mercado norteamericano.

Los scooters se mantienen fieles a su línea tradicional aunque algunos modelos se modernizan con la transmisión que sustituye al cambio de dos marchas. Es la primera vez que scooter significa eficacia y medio de transporte para la ciudad y trayectos cortos fuera de ella. Sin embargo,  este tipo de vehículo no acaba de despegar en Estados Unidos, quizá por la enorme oferta del mercado automovilístico y la comodidad de los modelos más económicos de cuatro ruedas.

Esta misma tradicionalidad se trasmite en nuestros modelos de camisa La Vespita aunando modernidad e innovación. Todas las prendas están confeccionadas en 100 % algodón con diseños vanguardistas y cómodos como en su momento fue la scooter. ¿Te animas a tener las tuyas? Combínalas y obtén los looks más desenfadados para esta primavera.