Fondo de armario perfecto para ir al trabajo: Todo lo que necesitas

Afortunadamente parece que la peor parte de la crisis ya ha pasado, surgen nuevos puestos de trabajo y oportunidades laborales. ¿Sabes cómo vestir?  Para acudir a este trabajo ansiado y esperado también debemos cuidar nuestra imagen. Elegancia es saber vestir en cualquier momento y elegir la idoneidad de nuestro atuendo.

La manera en la que vistamos dirá mucho de nosotros ante nuestros clientes, compañeros o competencia. Ir elegante no solo debe estar asociado a usar traje. De hecho hay mucha gente con traje que no sabe ir elegante, y viceversa, gente tremendamente elegante sin necesidad de usar estas dos piezas y hablamos de la tendencia a sustituir el traje por otras opciones más casual, al más puro estilo estadounidense. En cualquier caso: no lucir la imagen adecuada no será positivo para nuestra reputación.

Si vas a trabajar como comercial, ejecutivo o delegado de ventas, es decir, profesionales que requieren relacionarse continuamente con clientes y consumidores, te recomendamos algo muy básico: tres trajes. Uno azul marino, otro gris claro medio, y por último, un gris marengo. Estos tres primeros lisos. Cuando amplíes vestuario te recomendaremos otras opciones, por ejemplo, un Príncipe de Gales, una espiga o una raya diplomática, por ejemplo.

Igualmente, en los comienzos de tu andadura profesional, te aconsejamos como mínimo cinco camisas. Sin arriesgar mucho en color: las azules y blancas siempre son acertadas. En cuanto a estampados, rayas muy finas y discretas, algún cuadro pequeño y, por supuesto, dos o tres lisas. En cuello vestir, puño de botones y sin bolsillo en el pecho. Igual que te decíamos con los trajes, más adelante puedes optar por más variedad de colores y modelos. Incluso para reuniones muy importantes puño de gemelos.

Tampoco deben faltar, al menos, tres pares de zapatos. Dos en color negro, unos Oxford y otros blucher, y un marrón oscuro para usar con el traje gris medio que te hemos recomendado anteriormente.

Consejos para vestir el 31 de diciembre

Al año nuevo hay que saludarlo, y recibirlo, con nuestra mejor imagen y es que, es la ocasión perfecta para sacar nuestras mejores galas del armario. Las tradiciones de Nochevieja sólo tienen en común una cosa: En España todos comemos las uvas. Vamos a dar unos consejos para esos hombres que no están acostumbrados a usar traje habitualmente de cara a las fiestas navideñas que se acercan.

Todo hombre que pretenda ser elegante debe tener un fondo de armario compuesto por los siguientes trajes:

1.- Traje azul marino: Aconsejado para actos de noche y después de las 18:00 horas. Se usa con zapato marrón oscuro.

2.- Traje gris marengo: Para eventos de mediodía o mañana. Siempre requieren un zapato negro.

3.- Traje gris claro: Después de los dos lisos mencionados anteriormente, todo armario debe contar con un gris claro y, además, con terminaciones diferentes: espiga, ojo perdiz, etc. Os recomendamos usarlo con zapato coñac.

4.- Traje negro: Paradigma de la elegancia. Todo hombre que asista a fiestas, cenas de gala, etc. debe tener uno. No recomiendo usarlo en bodas, pero sí en funerales. Siempre con zapato negro.

5.- Raya diplomática: Finalmente otro traje que no debe faltar es la raya diplomática. Puede ser azul o gris. Recomiendo el azul para después de la caída del sol, el resto del día, gris.

Pero si queremos dejarlo de lado y el traje nos resulta también demasiado serio, podemos recurrir al popular «arreglado pero informal». ¿En qué se traduce esto? Básicamente en que la americana será nuestro mejor aliado para la última noche del año, eso sí con un buen zapato.