¿Qué camisa me sienta bien?

La camisa es la prenda más importante de cualquier look, pero ¿sabemos escoger bien? Es habitual ver hombre con barriga llevando camisas custom-fit o todo lo contrario: personas muy delgadas con camisas regular-fit. Siendo, en ambos casos, un gran error para la imagen.

¿Qué camisa me sienta bien?

Es fundamental conocer tu cuerpo para decidir cómo vestirte y tenerlo en cuenta a la hora de escoger tus prendas. De la misma forma que en otro post recomendamos qué pantalón escoger según tu cuerpo (puedes leerlo aquí), hoy es el turno de la camisa.

En las colecciones de Paco Cecilio tenemos tres hechuras de camisa que sientan mejor a un tipo de cuerpo, u otro. Sigue estas recomendaciones:

Camisas Regular-fit: Tienen un corte clásico. Son las recomendadas para hombres con barriga o pasados de kilos. Sus hombros y espalda aportar comodidad y holgura.

Camisas Regular-fit

Camisas Slim-fit: Su hechura es semientallada y su corte es más juvenil. Es el modelo más vendido por ser un patrón normalizado y adaptado a la mayoría de los hombres. Por ejemplo, es el patrón usado en las camisas La Española.

Slim-fit

Camisas custom-fit: Es el modelo más entallado. Tiene los hombros y la espalda muy ajustados e incluso, en ocasiones, con una pinza en la espalda. Es el patrón más juvenil y sólo recomendado para hombres muy atléticos. Su patrón es usado para las camisas La Vespita.

Camisas custom-fit

 

CÓMO DEBE QUEDAR LA CAMISA

Si no estás seguro de la hechura de la camisa, debes probártela antes de comprarla. A día de hoy trabajamos varios patrones:

Las camisas La Vespita son las más jóvenes y modernas, por lo tanto, su patrón es el más entallado.

Camisas La Vespita

Las camisas La Española han quedado como un clásico dentro de la colección y su patrón es semientallado.

Camisas La Española

Y por último, las camisas Tendido 7 tienen el patrón más regular – fit de todas.

Camisas Tendido 7

Debes saber que el elemento clave de todas ellas es el canesú. Es la pieza situada en el hombro y que une la parte delantera con la trasera de la camisa. Si la camisa te queda muy holgada no te favorecerá, al igual que si te queda muy ajustada.

Procura que no tenga bolsillo delantero, pierde elegancia. Y en caso de tenerlo, no guardes el móvil, las gafas y la cartera. Por mucho que quieras, no cabe y solo conseguirás arruinar tu imagen. Deberás tener esto siempre en cuenta y especialmente si acudes a un evento como boda, bautizo o comunión. Recuerda: La camisa con bolsillo resta elegancia a tu look.

En cuanto a la longitud, es necesario que entre dentro del pantalón a la altura de la cintura. Llevar la camisa por fuera te concede una imagen descuidada. En todo caso, y muy excepcionalmente en tu vestir más casual, nunca en caso de trabajo o reuniones formales.

¿Sabes cómo comprar una camisa?

Parece sencillo, pero la tarea se torna complicada cuando queremos que esa camisa quede, ni más ni menos, que perfecta. No pierdas de vista estos útiles consejos.

Los cuatro puntos básicos de una camisa son cuello, hombros, cuerpo y mangas. Fíjate bien en cada uno de ellos antes de decantarte por una u otra.

Cuello: Encontrarás un sinfín de modelos: francés, italiano, botón punta cuello… Escoge el que más te guste o con el que te sientas más favorecido. Una vez probada la camisa, introduce un dedo entre la prenda y el cuello. De esta forma, te aseguras de que esa talla es la adecuada.

Cómo acertar a la hora de elegir la talla de una camisa

Hombros: Es muy importante que la costura caiga en el lugar preciso, para que no te vaya pequeña. La medida justa es un centímetro hacia arriba. Nunca hacia abajo -es decir, hacia fuera- porque entonces se ve muy grande.

Cómo comprobar que es la buena talla de camisaCuerpo: Deberán sobrarte dos centímetros por los lados. Opta por el modelo Slim Fit. Si hablamos de largo, lo recomendable es que se introduzca 15 centímetros por debajo del pantalón. Si al levantar los brazos la camisa sigue dentro del pantalón, esta es tu talla.

El largo adecuado para una manga de camisaMangas: El puño debe quedar a 3 ó 4 centímetros por encima del pulgar. Si puedes sacar tu mano con el puño cerrado es que te queda grande.