Traje con chaleco: cómo llevarlo

El traje con chaleco, es decir, tres piezas iguales se estableció hace dos siglos. Luis XIV lo definió como la unión de chaqueta, chaleco y pantalón y hasta la Segunda Guerra Mundial era impensable separar las tres piezas. Hoy en día este modelo de traje se le considera con el grado máxima de la elegancia y relega su uso a ocasiones muy formales.

Como apunte de estilo añadiremos que el chaleco suele tener 4 ó 5 botones y el último siempre debe ir desabrochado.

El traje, hoy en día, ha perdido formalidad quedando reducido a la mínima expresión, donde desde finales del siglo pasado, se usa hasta sin corbata. Un hábito,  como ya hemos comentado en otras ocasiones, ni compartimos ni defendemos, todo lo contrario. No nos cansaremos de repetir, desde esta Escuela del Buen Vestir, que para vestir informal o casual existen otras prendas y dando al traje el lugar que merece: la expresión máxima de elegancia y formalidad.

Las chaquetas de una solo fila pueden tener entre uno y cuatro botones, aunque hoy lo más visto son dos o tres. Lo tradicional es confeccionarlos en lana, pero en época también los encontraréis en algodón, con un resultado más informal pero sin abandonar el estilo que nos caracteriza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>